Netflix se muere y su solución será subir precios, evitar cuentas compartidas y meter publicidad

La plataforma líder de streaming pierde suscriptores por primera vez y lo que es peor, estima perder más de 2 millones en el próximo trimestre. La solución que prepara la empresa pasa por seguir subiendo precios para aumentar sus beneficios y evitar que las cuentas de Netflix sean compartidas por sus clientes. También prepara una versión «low cost» que incluirá publicidad.

La compañía fundada por Reed Hastings atraviesa uno de sus momentos más complicados de los últimos años acumulando en bolsa una caída superior al 60%. Las acciones de Netflix llegaron a cotizar a 700 dólares el pasado mes de noviembre y desde entonces ha caído a plomo, sobre todo después de reportar resultados trimestrales. En el día de ayer, la compañía presentó sus cuentas y rápidamente sus títulos comenzaron a caer un 25% al cierre del mercado al descubrir los inversores que el deterioro de la plataforma es peor de lo que se esperaba, clientes a la baja e ingresos estancados. A la hora de redactar este artículo los títulos cotizan por debajo de 260$ y todo apunta a que la corrección continuará en las próximas sesiones.

Beneficios a la baja y clientes cayendo a plomo

A nivel financiero, la compañía obtuvo un beneficio neto de 1.597 millones de dólares en el primer trimestre del año lo que representa una caída del 6,4% respecto al ejercicio anterior. A nivel suscriptores, la compañía perdió por primera vez 200.000 clientes, pero estima perder 2 millones en el próximo trimestre. Rusia también tuvo un impacto negativo en la empresa con una pérdida total de 700.00o abonados.

En este momento, la empresa cuenta con 222 millones de abonados, pero hay más de 100 millones de clientes que se están beneficiando del acceso compartido. Precisamente, la compañía trabaja desde hace meses en un plan que limitará por completo que una familia pueda compartir cuenta fuera de un mismo hogar. Para ello geolocalizarán la IP en las televisiones y habrá restricciones. Esta medida puede ser un arma de doble filo porque puede provocar bajas masivas y que los usuarios busquen otras alternativas como, por ejemplo, contratar Netflix en otro país donde sea más barato. En páginas como forocoches los usuarios cuentan su experiencia contratando el servicio en Argentina y pagando en pesos o en Turquía pagando en Liras. Solo es necesario conectarse a través de una VPN, indicar una dirección física del país y por supuesto pagar con una tarjeta de crédito que no tenga comisiones en el cambio de moneda.

Netflix tiene varios problemas, por un lado, la competencia de YouTube, Hulu-Disney, HBO, Amazon y muchas otras plataformas de televisión online que han ido saliendo. La compañía indicó en la conferencia con analistas que su objetivo es aumentar los ingresos operativos más rápido a medida que amplían los márgenes para generar un flujo de caja libre positivo creciente. Este camino refleja claramente que la estrategia de la empresa pasa por subir precios para ser más rentable.

La compañía subió los precios un 10% y la caída de neta de usuarios a nivel mundial fue de un 1%. Los directivos reconocen que «no están aumentando los ingresos como esperan» y por tanto estudian nuevas medidas e incluso el lanzamiento de un plan «Low cost» que incluya anuncios publicitarios y permita revertir esa tendencia negativa en la captación de clientes. El problema fundamental de este tipo de medidas es que pueden frenar la sangría de abonados, pero a la vez pueden erosionar los márgenes de forma considerable.

El único dato positivo es que a pesar de que la empresa ha perdido clientes han logrado subir las ventas. Se avecina un futuro complicado para la empresa que hoy amanecerá con 30.000 millones menos de capitalización y que además no está destacando últimamente a nivel de lanzamientos. También hay que tener en cuenta que en épocas de elevada inflación donde el poder adquisitivo de los hogares se reduce, servicios como Netflix son los primeros en aparecer en la lista de los gastos prescindibles. No sería descartable que en el próximo trimestre la herida sea todavía mayor y veamos a la empresa perder los 100.000 millones de capitalización bursátil.

11 Comentarios