Mitos que debes olvidar si quieres comprar una Smart TV 4K

Mitos que debes olvidar si quieres comprar una Smart TV 4K

Jorge Majdalani

A lo largo del tiempo se han llevado diversos fundamentos que hacían por mostrar las complejidades de los televisores Smart TV, en concreto de los que son de resolución 4K. Bien por ciertas marcas que no han sido tan predispuestas a esta tecnología, han existido varias mitos y falsas verdades que no corresponden con la realidad. Te las presentamos a continuación.

Las Smart TV 4K, una experiencia única y envolvente

Siempre he dicho que el 4K ha venido adelantado a su época, que por algún motivo la tecnología en el desarrollo de paneles de LED ha acelerado mucho más que la tecnología que se encarga de alimentar el contenido de esos paneles. Sin embargo, en todo este tiempo, se han formulado ciertas creencias, más para las que son las televisiones Smart TV que las equipan.

Esto a veces puede generar cierta controversia para nuestras propias convicciones o ideas hacia las que nos dirigimos cuando nos vamos a decidir por una Smart TV u otra. Es verdad que, por lo general, suelen surgir algunas dudas sobre las características más importantes que debería tener un televisor o un Smart TV para brindar experiencias únicas y envolventes.

Pero más allá de eso, no debemos caer en los mitos que las rodean, pues los de 4K son los televisores más adelantados que nos podemos hacer hoy en el mercado. Por ejemplo; entre las falsedades más recurrentes se dan las comparativas entre las de tecnología LED, haciendo ver porque estas se hacen mejores por su calidad. Y nada más lejos.

Todos sus mitos y quimeras

En primer lugar, y para ejemplarizar mejor posibles fábulas, vamos a descifrar cómo son las televisiones que equipan esta tecnología. Como tal, una Smart TV 4K es una tele con resolución 4K. Esto significa que el televisor tiene 3840 píxeles horizontales y 2160 píxeles verticales, para un total de aproximadamente 8.3 millones de píxeles. En las especificaciones de los productos de TV, las resoluciones generalmente se muestran como ‘3840 x 2160’ para televisores 4K.

Falsas creencias Smart TV 4K

Resolución es un término que nos dice cuán densamente se agrupan estos pequeños puntos, los píxeles, en la pantalla. Los píxeles individuales se juntan para formar la imagen que se ve en la pantalla, por lo que cuanto mayor sea el recuento de píxeles, mayor será la resolución. La «K» en 4K significa Kilo (1000), lo que significa un televisor que ha logrado una resolución horizontal de aproximadamente 4.000 píxeles.

Al mismo tiempo, estas tienen cuatro veces más píxeles que los Full HD (1920 x 1080) tradicionales. Incluso en pantallas de TV del mismo tamaño, la calidad de imagen 4K termina siendo más vívida y detallada gracias a la mayor densidad de píxeles. Esta diferencia es especialmente obvia en los televisores de pantalla grande. Eso es importante que lo sepamos para no llevarnos a equívocos o malas creencias, que las hay, a la hora de adquirir una nueva Smart TV.

‘No puedo tener un tv 4K porque no tengo contenido 4K’ (Falso)

Esta es la primera gran quimera que, a veces, se tiende a dar a la hora comprar una tele nueva: ‘no puedo tener un tele 4K porque no tengo contenido en 4K’. Esto es falso. Y es que con el avance tecnológico de los fabricantes de TVs existe la tecnología UpScaling, o escalado de imagen.

Esto lo que hace es mejora la calidad de imagen así: de definición estándar (SD) a alta definición (HD), de HD a Full HD o de Full HD para logar imágenes lo más cercanas posible a la Ultra Alta Definición (UHD 4K).

Pese a esta evolución, no todas las marcas lo hacen de la misma manera. De hecho, marcas como Samsung o LG, entre otras, permiten y logar hacer este escalado de imagen en pocos pasos, garantizando una imagen de calidad.

Resolución 4K Smart TV

‘Cuidado con las curvas de tu Smart TV 4K’ (Falso)

La televisión de resolución 4K está para quedarse, así que es conveniente comprarla como inversión de futuro, y en esas podemos encontrarnos distintas variedades. Una de ellas tiene mucho que ver con las curvaturas de las mismas, que pueden hacer creer que no vamos a disfrutar tanto de nuestro contenido. Y no es así.

Al mismo tiempo, esa misma dirección nos lleva hasta tener la falsa creencia de que una televisión curva es mejor que una plana. Si la pantalla va destinada al gaming o al trabajo de escritorio, es cierto, pero si es para un salón familiar, no. Esto es porque la visión lateral sigue siendo correcta, cosa que no sucede con las curvas.

‘La tasa de refresco es clave’ (Falso)

Sí, la tasa de refresco es importante, pero no clave. O lo que es lo mismo; una mayor tasa de refresco te permite ver vídeo sin que el movimiento lo haga parecer desenfocado o borroso, pero ¿es fiable el número que dan los fabricantes? No siempre.

Resulta que se utilizan varios sistemas de medición y técnicas que no siempre reflejan al 100% la realidad. Esto es que aún no se han puesto de acuerdo y no hay una autoridad independiente que estandarice la medición de este valor. Por eso a la hora de comprar una Smart TV 4K no deberías elegirla guiándote por este valor.

‘Si se ve bien, se oye bien’ (Falso)

Afirmar esto y creerlo es un error. Que un televisor Smart TV tenga una buena pantalla no significa que el sistema de audio también lo sea. Quizás el panel es sobresaliente… pero el sonido no es tan bueno, algo que por otra parte es difícil de comprobar.

Lo mejor es leer algunos análisis de expertos antes de dar el paso, ya que en la misma tienda te va a resultar complicado saber si suena bien o mal la TV a la que le hayamos echado el ojo.

1 Comentario