El IPTV pirata y la piratería en general no son formas de robar para Harvard

La piratería comúnmente es definida como el robo de propiedad intelectual y así la catalogan muchas de las asociaciones y empresas antipiratería. Sin embargo, según una investigación de la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard, realizada entre 50 abogados de la prestigiosa entidad, se muestra que, hoy en día, la descarga y transmisión de contenido pirateado del tipo IPTV pirata es ampliamente tolerada e incluso apoyada por algunos.

Este estudio trata de mostrar cómo expertos legales ven las regulaciones actuales de derechos de autor y la aceptación de la piratería digital. Además, se les preguntó sobre sus pensamientos sobre el futuro de los derechos de autor, considerando que debe haber un cambio de paradigma en el que los proveedores de entretenimiento se centren más en la conveniencia, la accesibilidad y la asequibilidad.

Así ven los abogados de Harvard la piratería

Este estudio, publicado en Journal of the Association for Information Science and Technology, demuestra que, contrariamente a la creencia popular de que los abogados tienen la percepción más estricta de la ley, los profesionales del derecho en realidad se inclinan fuertemente hacia puntos de vista más favorables sobre el intercambio digital.

Libertad IPTV pirata

Libertad IPTV pirata

A la pregunta de si «la piratería es un robo», la mayoría de entrevistados refutó dicha afirmación, mostrando tolerancia con estas prácticas: “Nuestro estudio revela que los profesionales del derecho, con altos estándares de ética profesional y expectativas de comportamiento respetuoso de la ley, una comprensión de la ley muy por encima del promedio y un estatus socioeconómico más alto que el promedio, no equiparan la piratería digital con el robo físico y, en general, son muy tolerantes o tolerantes. incluso apoyándolo”.

El hecho de que no sean delincuentes quienes piratean, sino de todo tipo de profesiones, incluidas las de abogados y policías, restan gravedad al asunto desde un punto de vista legal. De los 50 abogados que fueron entrevistados, solo tres creían que descargar o transmitir contenido digital de fuentes piratas es absolutamente ilegal e inaceptable. E incluso esos tres no denunciarían las acciones de sus amigos: “Si tuviera que llamar a la policía cuando alguien mira películas piratas, no tendría amigos”.

Las dos principales justificaciones

En estas entrevistas se extraen dos principales justificaciones que legitiman —o al menos explican que la gente lo haga— la piratería. Por ejemplo, la disponibilidad de contenido legal es un factor importante en la forma en que estos abogados ven la piratería. Cuando no existe la opción de consumir contenido legalmente, consideran que la piratería es algo justo, incluso para ellos mismos.

Juicio IPTV pirata

Juicio IPTV pirata

“Si por alguna razón hay una restricción, creo que es justo que se descargue ilegalmente o use VPN para tener acceso al contenido. No creo en las restricciones geográficas en Internet”.

El otro factor importante es el de los costes. Si algo se considera demasiado caro, estos entrevistados generalmente dan validez a la piratería como alternativa: “Doscientos dólares [por un libro de texto académico] es absolutamente una locura. Si hubiera una opción de que alguien lo vendiera pirata, compraría el pirata”.

Sobre todo para libros académicos y educativos, los encuestados indicaron que el acceso al conocimiento debería ser gratuito y sin restricciones. Ese argumento pesa más que la ley, en este caso. Donde no se muestran tan tolerantes es en la descarga de software pirateado, especialmente si se utiliza con fines comerciales.

Con todas estas valoraciones de la investigación, de la que solamente hemos extraído unas declaraciones dentro de un contexto de conversación mucho más amplio, la conclusión general es que la mayoría de los abogados de Harvard no ven la piratería como algo problemático por definición.

Se cree que las leyes estrictas no ayudan y son los creadores y editores de contenido quienes deberían encontrar formas de cambiar sus negocios. “Las industrias que mejor se adapten a las necesidades y percepciones de la sociedad ganarán la carrera por establecer modelos de negocio nuevos, efectivos y, sin embargo, ampliamente aceptados y sostenibles”, añaden.