¡No caigas! El SMS que has recibido no es de tu banco

¡No caigas! El SMS que has recibido no es de tu banco

Rocío GR

Hemos dejado de enviar mensajes en los móviles para sustituirlos por WhatsApp o Telegram o videollamadas. Pero seguimos recibiendo SMS que nos alertan de pagos con nuestra tarjeta o de pedidos que están en reparto. Pero, cuidado, no todos son verdad y es habitual suplantar la identidad para cometer fraudes por SMS. La Policía Nacional ha detenido a 17 personas responsables de defraudar más de 145.000 euros utilizando la técnica de smishing a través de mensajes al teléfono móvil. Es solo un caso más de los muchos que recibimos cada día y la regla siempre es la misma: no pinches en el enlace, no te registres con tus datos. Elimina el mensaje.

La Policía Nacional ha informado de la desarticulación de esta banda de 17 personas. Un grupo criminal dedicado, presuntamente, a realizar estafas por Internet utilizando la técnica del smishing y cuya investigación empezó el pasado mes de septiembre tras todo tipo de denuncias de clientes de una misma entidad bancaria. Según recoge la información oficial dada, son en total 170 victimas las que cayeron o sufrieron este fraude con el que consiguieron acumular más de 145.000 euros en total.

Los agentes de la Policía Nacional detuvieron a este grupo criminal que controlaba una web que simulaba la página oficial del banco, que imitaba de forma idéntica al grupo bancario pero sin ser esta, provocando así la posibilidad de hacer cargos económicos fraudulentos a los que caían en la estafa. En total, han sido detenidas 17 personas en las localidades de Barcelona (donde se detuvieron a trece participantes) y en Zaragoza y en Madrid, con tres y un detenido respectivamente. Además, se han intervenido diez teléfonos móviles y una pistola simulada junto con las detenciones.

SMS que pueden infectar teléfonos Android

Robar dinero a través de SMS

Esta es solo una más de las muchas estafas que recibimos a través de SMS… En este caso, la técnica consistía en enviar mensajes SMS a los teléfonos móviles suplantando el servicio de seguridad de la entidad bancaria. Las víctimas recibían un mensaje en el que se les indicaba que había alguna incidencia con su cuenta y que era muy importante que fuese resuelta cuanto antes para no correr riesgos. El SMS tenía un enlace que llevaba a esta web falsa y similar a la de la entidad bancaria para que los usuarios accediesen con sus credenciales y los datos fuesen capturados por el grupo criminal para, más tarde, utilizarlos para hacer todo tipo de cargos fraudulentos o controlar todos los detalles de las cuentas de las personas estafadas.

Pero no es la única. Es habitual que también recibamos mensajes que nos indican que nuestro pedido está en aduanas y debemos pagar a Correos para desbloquearlo, haciendo así que demos nuestros datos de la tarjeta de crédito en una web aparentemente fiable pero que es, en realidad, una estafa.

Son muchos los SMS que recibimos cada día de nuestro “banco” y el mensaje cambia pero el procedimiento siempre es el mismo: un enlace en el que debes pinchar y dar tus datos o credenciales de acceso para que los ciberdelincuentes se hagan con el poder y puedan robar todo nuestro dinero sin dificultad.

Cómo evitar estas estafas

Es una más de las muchas estafas de las que alerta semanalmente o mensualmente la Policía Nacional y, como decimos, hay casi 200 víctimas que han caído en ellas. Lo primero que debemos hacer es denunciar cuando descubramos que hemos sido engañados pero es importante que sigamos una serie de medidas básicas para no caer en esto… Lo primero y principal: desconfía siempre de los mensajes recibidos de tu banco o de cualquier destinatario. En caso de duda, contacta con el emisor del mensaje para ver si es real y siempre acude a la página oficial desde el navegador y no pulsando sobre enlaces que recibas a través de un mensaje o un correo electrónico.

Nunca debemos registrarnos en webs si no son las oficiales por mucho que se parezcan a ella y, ante la duda, siempre contactaremos con nuestra entidad bancaria o con la agencia de mensajería que nos pide dinero para entregarnos un paquete.

¡Sé el primero en comentar!