Así puedes evitar que te espíen a través de tu Smart TV en 5 pasos

Las Smart TV se han convertido en un elemento presente en la mayoría de hogares; poder conectar nuestro televisor a Internet nos permite usar plataformas de streaming, usar aplicaciones e incluso navegar por la red de forma muy similar a como lo hacemos con el smartphone. Sin embargo, esa misma conectividad también las ha convertido en un riesgo para nuestra seguridad y privacidad, lo que puede hacer porque nos puedan espiar a través de nuestra Smart TV. ¿Sabes cómo puedes evitarlo?

Las Smart TV son propensas a riesgos

En la actualidad, la mayoría de los hogares cuentan con una Smart TV (con el tiempo, su precio se ha ido rebajando y haciéndose más populares), sin embargo, pocos usuarios, una vez la han conectado a la red, se preocupan de configurar los ajustes relacionados con la seguridad y la privacidad, como sí harían con su ordenador. Porque sí; la ciberseguridad no es solo cosa de nuestro portátil, PC, dispositivo, o smartphone. También tiene mucho que ver con nuestra televisión, y si es Smart TV, mucho más. Por eso, y aunque a priori no tenga tantos sistemas como los podría tener el resto de herramientas. estas también se hacen propensas a contraer fallos de seguridad. Con todo, es popular aquello de que los fabricantes de televisores y los desarrolladores de aplicaciones nos escuchan y nos ven, pero existe una amenaza potencialmente más peligrosa que esto. Hablamos de, por ejemplo, piratas informáticos que obtienen el acceso e, incluso, a veces pueden controlar su televisor y cambiar ciertas configuraciones. Así puedes hacerlo.

Así puedes hacerlo

Como tal, no es que sea más frágil que otros dispositivos, pero sí que puede resultar que tenga una configuración que no sea tan segura como podemos tener con nuestro móvil, por ejemplo. Como siempre, depende de nuestro uso y de cómo utilicemos este Smart TV. Al mismo tiempo, es verdad que tendremos más riesgos en caso de usar aplicaciones de dudosa fiabilidad, descargar series o películas de webs piratas, introducir memorias o pendrives que hemos usado en ordenadores compartidos, etc. La ventaja es que la mayoría de usuarios no navega con su televisor y apenas descarga aplicaciones, solo usa las que vienen por defecto y eso hace que no corramos peligro en la mayoría de los casos. Pero, igualmente, es preciso contar con una seguridad que haga porque estos no nos puedan espiar bajo ningún concepto.

Configura la privacidad y seguridad

A la hora de manejar nuestra privacidad debemos fijarnos en una importante funcionalidad de nuestro Smart TV: el ACR o Automatic Content Recognition. Normalmente aparece activado por defecto y lo que hace es recolectar y analizar imágenes, sonidos y datos para crear una base de datos del usuario y mostrarnos, por ejemplo, publicidad acorde a las necesidades y preferencias Para desactivar el ACR puedes tomar diferentes medidas. La más drástica pero menos recomendable sería desconectar el aparato de internet a costa de perder el acceso, por ejemplo, a todas las plataformas de streaming a las que se esté suscrito. Sería este un regreso, en toda regla, al tiempo en el que ver la televisión no entrañaba ningún riesgo. Configuración seguridad Smart TV Luego de haberlo desactivado, lo que podemos hacer es configurar esa privacidad y seguridad que tenemos en estos cuatro pasos que te mostramos.

  • Comprende las funciones de tu Smart TV y cómo puedes limitarlas. Empieza con una búsqueda básica en Internet de su número de modelo y las palabras ‘micrófono’, ‘cámara’ o ‘privacidad’. Por ejemplo, opta por buscar ‘LG smart TV 55LA8600 privacidad’.
  • No te quedes con la configuración de seguridad predeterminada. Cambia las contraseñas si es posible y aprende a desactivar los micrófonos, las cámaras y la recopilación de datos personales. Si no es posible hacerlo, plantéate la posibilidad de comprar un televisor diferente.
  • Coloca un trozo de cinta negra o un cartón grueso sobre la lente de la cámara. Aunque pueda parecer irrisorio, puedes optar por esta técnica casera.
  • Cuidado con pendrives o memorias externas. Si usas un disco duro externo o una unidad USB asegúrate que no está infectada. Si has utilizado ese mismo dispositivo para imprimir documentos en algún centro público o si lo has usado en ordenadores del trabajo o de la facultad, formatea antes de introducirlo en la televisión o revisa que no haya ningún archivo peligroso. Puede que hagas que el malware llegue a la Smart TV a través de este medio.
  • Comprueba si el fabricante ofrece parches de seguridad. ¿Se ha publicado en el pasado algún parche de seguridad para evitar el aprovechamiento de vulnerabilidades? Si es posible, opta por instalar la actualización automática del software en el resto de tus dispositivos.
¡Sé el primero en comentar!