No te puedes ir de vacaciones sin seguir estos 7 consejos de seguridad

Las vacaciones son uno de los momentos más deseados del año. Poder despejarnos en la playa o montaña o recorrer países y ciudades que queríamos conocer ayudan a recargar las pilas. Sin embargo, también los ciberdelincuentes se frotan las manos ante esta temporada en la que bajamos un poco los brazos en términos de ciberseguridad.

Para ponernos sobre aviso, Ruth García, técnica de ciberseguridad para ciudadanos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ha repasado en El País una serie de consejos básicos a la hora de viajar o tener más tiempo libre. Ya se sabe, «mejor prevenir que curar».

Cuidado con los alquileres

Las estafas relacionadas con alquileres no son nuevas, pero las diferentes formas de contratar han hecho que se agudice el ingenio y aparezcan también nuevas formas de timar al personal. Hay muchas aplicaciones y webs para alquileres vacacionales de confianza, pero siempre se puede colar algún indeseable que te deje sin alojamiento… y sin dinero.

alquilar apartamento

Alquileres vacacionales

“Se han dado situaciones en las que alguien que había alquilado un apartamento y, cuando llegó al lugar, no existía el edificio o incluso la calle. Se recomienda buscar la dirección en Google Maps para comprobar si por lo menos la zona está urbanizada o, incluso si te han dado el nombre y el apellido de quien te va a alquilar, también puedes buscar información sobre esa persona para ver si existe”.

Desconfía si usan excusas como que no te pueden enseñar el piso por estar en el extranjero, si a cualquier tipo de propuesta el casero parece decir que sí de forma automática (bots) o si piden pagos por adelantado o transferencias al extranjero.

No te conectes a redes WiFi públicas

Aunque este está siendo un problema menor gracias al aumento de los bonos de datos móviles (sobre todo con las promociones de verano) o directamente con el uso de gigas infinitos, todavía hay quien suele conectarse a una red WiFi en cuanto ven una conexión gratuita sin pensar en las consecuencias.

WiFi pública

WiFi Público

“Si nos conectamos a una red WiFi de la que desconocemos su configuración y las personas que están conectadas, los riesgos son exponenciales. En principio, nadie tiene por qué estar usándola para fines maliciosos, pero no se puede descartar nunca ese riesgo. Recomendamos conectarse a redes WiFi públicas solo en caso de extrema necesidad o para realizar acciones en las que no haya un intercambio de información personal, no para subir nuestras fotos o hacer trámites en línea como compras”.

No subas fotos con exceso de información

Con la importancia que han adquirido las redes sociales, puede que ya estés pensando que te vas a hacer una foto aquí y otra allá, para que todos vean que estás disfrutando de ese viaje que llevas esperando meses. Sin embargo, lo que tus fotos dicen de ti puede llegar a ser peligroso.

compartir lo que otros publican en instagram

Instagram

“En una foto no solo se muestra el paisaje o un plato, muchas veces informa de si estamos en casa o no, si estamos acompañados, el estilo de vida que llevamos, si tenemos un nivel adquisitivo alto… Ya sabemos que la delincuencia suele incrementarse en periodos vacacionales, aprovechando que mucha gente no está en sus hogares, y las redes pueden ser un canal de información muy útil para ellos. Aunque no nos parezca relevante, para alguien que quiera hacernos daño sí puede serlo”.

Activa la doble verificación

Si bien deberías haberlo hecho ya en cualquier otro periodo vacacional, no olvides activar la doble verificación o el doble factor de autenticación. Como podemos llegar a hacer uso de nuestras credenciales en redes fuera de casa y en redes ajenas correspondientes al alojamiento vacacional, todo factor adicional de seguridad puede ayudar.

verificacion en dos pasos 2fa

Verificación en dos pasos

El doble factor de autenticación (2FA) será de gran ayuda al necesitar como paso adicional el código que se recibe vía SMS. De esta forma, incluso si nos roban la contraseña del correo electrónico o una red social, tendremos nosotros el último paso para impedir el inicio de sesión.

Cambia tus contraseñas con frecuencia

Relacionado con el punto anterior, para evitar que nos lleguen a robar la contraseña, las recomendaciones de las autoridades que luchan contra la ciberdelincuencia es que se cambien aproximadamente cada 3 meses.

Recuerda utilizar una mezcla de letras mayúsculas y minúsculas y apoyarte en números y símbolos para fortalecer la robustez de la misma. Si no te acuerdas, o incluso aunque tengas una memoria privilegiada, usa un gestor de contraseñas, pues las capas extra de seguridad que tienen estas soluciones las hacen más impenetrables que contraseñas sueltas.

“Es una buena práctica aprovechar esta época para cambiar las contraseñas. Para memorizar todas pueden recurrir a reglas nemotécnicas o simplemente utilizar un gestor de contraseñas que funciona con una contraseña maestra y, por tanto, solo deberán memorizar esa”.

Cuidado con los códigos QR

Sobre todo tras la pandemia, se han multiplicado los establecimientos que han apostado por los códigos QR para evitar tener la carta a mano. A pesar de su utilidad, son varios los peligros a los que podríamos caer si no tenemos mucho cuidado en el momento de leer un código QR. Puesto que, de primeras, parecerá un código normal, el problema se da cuando lo escaneamos con la cámara del smartphone.

Lector códigos QR

Escanear QR

Si escaneamos un QR que haya colocado algún ciberdelincuente podemos caer en tres tipos de fraudes diferentes. Pueden introducir algún tipo de virus en el dispositivo que haya leído el código, robar contraseñas o conseguir otros tipos de datos almacenados en el terminal.

Ojito con los SMS

Aunque no es exclusivo de la época estival, en los últimos meses están surgiendo más situaciones de suplantación de identidad en la que los ciberdelincuentes se hacen pasar por todo tipo de empresas, principalmente Correos/mensajería y bancos para conseguir robar información personal o datos bancarios y tarjetas de pago.

“Ha habido un aumento de los casos de suplantación de las entidades bancarias por SMS (delito al que se conoce como smishing), con muchos usuarios afectados y un gran impacto. Los bancos están alertando a los clientes, pero hay que tener muchísimo cuidado. En caso de cualquier duda sobre la legitimidad del mensaje, acudan a los canales oficiales e incluso directamente a una sucursal”

Fuente > El País

¡Sé el primero en comentar!