¿Puedo conectar los equipos si he hecho una retroportabilidad?

¿Puedo conectar los equipos si he hecho una retroportabilidad?

Guille Gallego

A veces, cuando cambiamos de compañía, la operadora antigua se pone en contacto con nosotros para hacernos una oferta mejor y que nos quedemos con ellos. Puede darse el caso de que esto suceda cuando la nueva compañía ya nos haya hecho la instalación en casa, y al volver con la anterior, nos quedemos sin Internet hasta que vuelva el técnico a volver a hacernos la instalación.

Pero, ¿podemos enchufar los equipos sin tener que esperar? ¿Qué pasa si nos arrepentimos de la portabilidad y queremos volver a tener el operador anterior con sus correspondientes equipos? ¿Podemos conectarlos nosotros mismos si no los hemos devuelto o tenemos que esperar que venga el técnico a hacerlo? Vemos todos los casos.

Volver a conectar los equipos

Si has decidido volver con tu anterior compañía y tienes los equipos en casa y aún no los has devuelto, puedes conectarlos y funcionar con normalidad. Pero ten cuidado porque hay una serie de pasos que debes tener en cuenta antes de hacerlo.

En primer lugar, debes saber si el técnico de la compañía con la que habías hecho la portabilidad ha hecho algún cambio en la red. Es posible que en la orden anterior, el técnico haya tenido que cambiar de CTO o de splitter. Si es así, no podrás hacer nada y tendrás que esperar a que el técnico vaya a tu domicilio para volver a conectar tu servicio en la CTO y puerto correspondiente. Si el técnico anterior ha hecho cambios en las conexiones de la red y conectas los equipos, no van a sincronizar y, por lo tanto, no vas a tener Internet.

Por otro lado, si el técnico no ha hecho ningún cambio o ni siquiera ha bajado al RITI para hacerte la instalación, podrás hacer el cambio de equipos sin problema y casi con toda seguridad. Levantarán IP y tendrás Internet sin necesidad de que el técnico vaya a tu domicilio. Eso sí, siempre es aconsejable que, aunque hayas hecho la conexión por tu cuenta, el técnico vaya para comprobar las conexiones y la calidad del servicio.

Además, debes asegurarte de saber cómo hacer las conexiones. Si tienes fibra directa y solo tienes un router, será más sencillo y solo tendrás que conectar el cable de fibra al router y enchufarlo para que empiece a funcionar. Pero si tienes fibra indirecta o tienes ONT y router, el conexionado es diferente y deberás saber cómo conectar los cables correctamente para que funcione.

Lo primero que tienes que hacer es enchufar los equipos a la corriente y conectar el latiguillo de fibra a la ONT. Una vez que la ONT haya sincronizado, con el LED PON en verde fijo, deberás conectarla con el router con un cable de red. Debes prestar atención en este punto, porque el router tendrá un puerto específico para este tipo de conexión. Normalmente, vas a ver un puerto separado del resto o con un nombre distinto, como WAN o Fibra. Ese será el puerto al que tienes que conectar la ONT para que el router levante IP y tengas acceso a Internet. Espera unos minutos cuando hagas la conexión y deberías volver a tener Internet sin mayor problema.

¿Qué hago con los equipos de la otra compañía?

Como es normal, si vuelves a cambiar los equipos, tendrás los otros sin uso y puedes pensar en tirarlos o deshacerte de ellos, pero no es lo más aconsejable porque la compañía anterior te los va a solicitar y si no los devuelves podrían cobrártelos y penalizarte.

Ponte en contacto con la compañía para informarte sobre qué hacer con ellos. En algunos casos, envían a alguien a recogerlos o te facilitan unos sobres y una dirección para que los envíes por correo, pero en otros, te solicitan que los entregues en la tienda más cercana. En este caso, asegúrate de entregar tanto los equipos como las fuentes de alimentación y solicita un certificado de entrega para asegurarte de que no te los vuelvan a pedir por algún fallo administrativo.

¡Sé el primero en comentar!