Las centrales ADSL se van a cerrar más rápido a partir de ahora

La primera central de ADSL se cerró en España en 2015. Desde entonces han cerrado ya más de 1.000 centrales, y ya se encuentra planificado el cierre de 2.000 más por toda España. El proceso de cierre requería avisar de ello con al menos 5 años de antelación para que los operadores alternativos pudieran seguir usando redes, centrales y equipamientos, además de dejar 6 meses entre el fin de la garantía y el cierre definitivo. Ahora, la cifra se ha reducido.

La semana pasada, la CNMC anunció la nueva regulación del mercado mayorista de fibra, cuyo principal cambio era pasar de 66 a 694 municipios competitivos donde Telefónica no tiene obligación de compartir su fibra. Sin embargo, también hubo otros cambios interesantes, como el que le afecta a las centrales de ADSL.

La CNMC determinó en anteriores análisis de mercado que, debido a las inversiones en las centrales, era necesario garantizar temporalmente el suministro a operadores alternativos sin que eso perjudicase la transformación de la red de Telefónica al pasarla de cobre a fibra. Por ello, establecieron un periodo mínimo en el cual los operadores alternativos verían asegurada sin limitaciones su operativa de servicios mayoristas, y dándoles un margen para recuperar sus inversiones. Pasado ese tiempo, Telefónica podía dejar de prestar esos servicios.

De 5 a 2 años: cierre de centrales ADSL más rápido

El plazo de garantía se estableció en 5 años en el caso de haber equipos que rentabilizar. Si se usaba el acceso indirecto y no había equipos que rentabilizar, entonces el periodo de garantía era de 1 año. Las centrales y nodos de ADSL sin servicios mayoristas de ADSL podían cerrar en un plazo de 6 meses.

La CNMC ha estimado que este movimiento era demasiado permisivo, y podía ser perjudicial de cara al beneficio de los usuarios finales al haber menos incentivos para desplegar nuevo cableado, y un aumento de coste de Telefónica al tener que mantener dos redes. Por ello, la CNMC ha determinado que el plazo de 5 años se justificaba por las inversiones realizadas para ofrecer servicio en la central. Sin embargo, ya ha pasado un periodo razonable para obtener un retorno que permita rentabilizar esas inversiones, y no ha habido nuevas centrales con pares desagregados desde hace casi 5 años.

Por ello, ya no tiene sentido obligar a mantener abiertas las centrales durante 5 años en pleno declive del cobre, con unos periodos que llevaban vigentes desde 2009. Así, suponían más un obstáculo que una protección al entorno competitivo, ya que Telefónica tenía que mantener dos redes a la vez.

Así, a partir de ahora, el plazo de cierre para las centrales de ADSL pasa a ser de 2 años, en lugar de 5. Este nuevo periodo se irá aplicando a las nuevas centrales que vayan anunciando su cierre a partir de la aplicación de la nueva normativa, por lo que una central que ahora anuncie su cierre podrá hacerlo en el año 2023, en lugar de tener que esperar a 2026.

Las centrales ya anunciadas podrán cerrar en un año

Para evitar que haya centrales que vayan a cerrar más tarde sólo por haberse anunciado antes de esta regulación, la CNMC permitirá a Telefónica cerrar una central cuyo cierre ya esté anunciado con un periodo de garantía de 1 año, en lugar de 5. Así, algunas centrales con cierre definitivo anunciado para 2026, podrán cerrar en los próximos meses.

El resto de periodos, de 1 año de aviso para centrales con servicios mayoristas, y de 6 meses para centrales y nodos sin servicios mayoristas de ADSL, se quedan como estaban hasta ahora.

Fuente > CNMC

2 Comentarios