¿Fibra más cara? Europa se pone dura con los cables que vienen de China

La demanda de cables de fibra óptica se ha disparado en todo el mundo. España es uno de los países que más kilómetros tiene cableados, incluyendo desde los que van por las calles hasta los que llegan a la roseta y a la ONT de nuestro router. Europa es un gran fabricante de este tipo de cableado, pero hay muchos cables que provienen de China que están causando problemas.

La Unión Europea, como hacen otras zonas económicas en el mundo, protege la producción nacional mediante la imposición de aranceles a productos extranjeros. Estas medidas tienen como objetivo reducir el dumping, que es una práctica que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal, llegando incluso a hacerlo por debajo de coste. El objetivo de esto es eliminar a empresas competidoras y hacerse finalmente con el mercado.

Hasta un 44% de aranceles a los cables de fibra de China

Un ejemplo de dumping lo estamos viendo con Facebook y sus gafas de realidad virtual Oculus Quest 2, con un precio de 349 euros que ningún otro fabricante puede igualar actualmente. Así, una vez consigan que otros fabricantes salgan del mercado de la realidad virtual, ellos procederán a lanzar al mercado modelos de gafas más caros al no tener competencia.

En este caso, es China quien está llevando a cabo este tipo de actividad con los cables de fibra óptica. Por ello, la Unión Europea ha impuesto aranceles que van desde el 19,7 hasta el 44% para la importación de cables de fibra óptica, ya que había riesgo la producción de estos cables en la Unión Europea.

Dos empresas chinas ponen en peligro la fibra en la UE

La subida de aranceles está en vigor desde ayer, y afecta a dos empresas que, según la UE, están controladas por el gobierno chino: FiberHome Telecommunication Technologies Co. Ltd. y Nanjing Wasin Fujikura Optical Communication Ltd.

La investigación sobre las prácticas de dumping por estas dos empresas chinas se inició después de que Europacable, una asociación formada por empresas como Prysmian SpA, Nexans SA y Leoni AG, que representa a los productores de cableado de fibra en la Unión Europea, alertarse de estas prácticas. La alarma saltó cuando las importaciones de cables de fibra de china aumentaron un 150% entre 2016 y 2019, haciéndose con el 15% del mercado europeo, valorado en 1.000 millones de euros. Deutsche Telekom y el distribuidor español Comercial Electro Industrial S.A. mostraron su oposición a los aranceles, ya que les afectarán negativamente.

La Comisión Europea reconoce que todas aquellas empresas que estuvieran comprando cables de China van a verse perjudicadas, ya que los cables les saldrán más caros, aunque en realidad lo anómalo era que antes les estuvieran saliendo tan baratos. En total, el cableado es sólo un 5% del coste de despliegue de nuevas redes.

Fuente > Bloomberg

¡Sé el primero en comentar!