El futuro del 5G en riesgo: pelea con el WiFi por los 6 GHz

La asignación de frecuencias del espectro radioeléctrico varía dependiendo del país. En la Unión Europea, el uso de las bandas está coordinado, de manera que los 700 MHz, los 3,5 GHz y los 26 GHz se usarán de igual manera en todos los países miembros. Sin embargo, la GSMA quiere sumar una nueva banda, pero hay conflicto.

En concreto, la GSMA quiere que el 5G opere también en las bandas de 6 GHz, pero cada gobierno tiene una opinión distinta. China quiere usar los 1.200 MHz del espectro de 6 GHz para las redes 5G, mientras que Europa lo ha dividido y usará 500 MHz (5.925 a 6.425 MHz) para el WiFi, y el resto para el 5G.

5G y WiFi, ninguno o ambos: batalla en los 6 GHz

En el caso de América, tanto Estados Unidos como multitud de países latinos afirman que no van a ofrecer ningún tipo de conectividad 5G en los 6 GHz, y dejarán ese recurso para usarlo exclusivamente para el WiFi y otras tecnologías aún por licenciar.

Por tanto, tenemos tres grandes políticas en todo el mundo que van a dificultar bastante los despliegues. Europa será la única zona en ofrecer ambas conectividades en esa frecuencia, donde habrá al menos tres bloques de 160 MHz disponibles para alcanzar grandes velocidades; sobre todo si se usan en combinación con otras bandas.

Los 6 GHz en el WiFi son muy importantes, ya que, aunque la cobertura será ligeramente inferior a la que tenemos con 5 GHz, los canales se duplicarán en tamaño, pasando de 80 a 160 MHz el máximo del que podremos disponer, mejorando ampliamente la velocidad y la capacidad de los routers actuales. En el caso del 5G, hay expertos que afirman que se necesitarán al menos 2.000 MHz de espectro durante la próxima década para que la conectividad demuestre todo su potencial, así que todo el espectro que se asigne es poco.

En 2023 intentarán ponerle solución

Para intentar solucionar este problema, en el año 2023 se celebrará la World Radiocommunication Conference, donde buscarán armonizar el uso de las bandas y desarrollar el ecosistema. Según estiman, el 5G tiene potencial para disparar el PIB Mundial en 1,8 billones de euros.

Por tanto, la GSMA pedirá tres cosas a los gobiernos:

  • Que ofrezcan al menos las frecuencias entre los 6.425 y 7.125 MHz para el 5G, como ha hecho la Unión Europea
  • Que aseguren que la red troncal y todos los sistemas estén debidamente protegidos
  • Que, dependiendo de las necesidades de cada país y el despliegue de fibra óptica, la mitad inferior de los 6 GHz (entre 5.925 y 6.425 MHz) se abra con exención de licencia con reglas de tecnología neutral.

En definitiva, la GSMA defiende el uso de los 6 GHz para telefonía móvil, mientras que la WiFi Alliance defiende el uso para la conectividad WiFi. Veremos qué se decide finalmente, pero es un problema porque hay ya algunos dispositivos en Estados Unidos compatibles con WiFi 6E que usan todo el espectro de los 6 GHz, y podrían generar interferencias en el futuro si finalmente se decide aplicar a nivel mundial la misma política que usa la Unión Europea.

¡Sé el primero en comentar!