¿Por qué se llama Alexa? Así bautizó Amazon a su asistente

Hoy en día son muchos los hogares que cuentan con un asistente de voz. Utilizarlo es habitual para la mayoría de nosotros y seguramente en alguna ocasión te habrás preguntado por qué se llaman como se llaman, cuál ha sido el motivo de elección de ese nombre etc. En esta ocasión vamos a contarte por qué el asistente de voz de Amazon de llama Alexa y no de otra forma. Una historia curiosa que seguramente disipe alguna falsa creencia.

Son millones son las personas que desde que se levantan comienzan a entablar una conversación con el asistente de voz de Amazon Alexa. Le dan los buenos días, le piden que les ponga al día de las últimas noticias entre otras muchas acciones. Con Alexa podemos jugar, hacer la lista de la compra, crear recordatorios y hasta enseñarle algunos idiomas que aún no domina. Pero, ¿por qué se llama Alexa?

Los orígenes de Alexa

Alexa se trata de un nombre de origen griego y género femenino que cuenta con algunas variantes como Alexandra o Alexandra entre otras muchas. Su significado etimológico es “la que es protectora” o hace referencia a “la mujer que protegerá”. Un poco de historia y cultura siempre viene bien, pero lo que realmente queremos que conozcas es por qué el asistente de voz de Amazon fue bautizado con este nombre y cuál es el origen o motivo de que todos lo conozcamos por ese nombre a día de hoy.

Fue en noviembre de 2014 cuando Amazon anunció Alexa junto con los altavoces Echo. Con la llegada del primer altavoz inteligente de la compañía de Jeff Bezos llegaba a nuestras vidas un asistente de voz con nombre de mujer. Desde entonces Alexa se ha convertido en una herramienta que permite a los usuarios comunicarse y realizar multitud de acciones a través de comando de voz.

altavoces echo

Hipótesis iniciales

Entre algunas de las hipótesis iniciales a cerca de por qué el asistente de Amazon se llama Alexa, estuvieron relacionadas con la Biblioteca de Alejandría: la mayor biblioteca que ha existido se remonta al viejo Egipto. Fundada en el siglo III antes de Cristo, llegó a albergar 900.000 manuscritos. Seis siglos más tarde y tras un incendio y varios saqueos perdió gran parte de su contenido y esplendor. Algunas hipótesis han apuntado a que Jeff Bezos decidió hacer un guiño a esta fuente de sabiduría, ya que la intención de Alexa era recoger todo el saber posible para ponerlo a disposición de los usuarios. Una teoría que tiene bastante sentido, ya que Alexa es capaz de responder a casi cualquier pregunta. Sin embargo, este no fue el motivo.

Los ingenieros y responsables del desarrollo del asistente de voz Alexa decidieron que este era un buen nombre porque incluye la letra X, una consonante complicada a la vez que fácil de reconocer para el asistente virtual. La X es una consonante fuerte, por lo que a la hora de pronunciarla permite al altavoz y a los dispositivos compatibles con Alexa identificarlo mejor que otros posibles nombres o palabras de activación. La elección final estuvo condicionada por esta particularidad a la hora de pronunciar. Además, se ha convertido en uno de los asistentes con nombre “más humano” y la inspiración para su creación procede de la ciencia ficción, más concretamente, del universo Star Trek.

¡Sé el primero en comentar!