Así puedes autoinstalarte tu conexión de Vodafone Fibra

La fibra óptica de Vodafone se puede contratar en la modalidad de autoinstalación. Se trata de un proceso sencillo que puede evitar retrasos o tener que quedar con un técnico de la compañía que venga a instalarla.

Si tu fibra es HFC (híbrido de fibra coaxial), tienes la opción de autoinstalarla. La HFC es una tecnología basada en la fibra óptica, pero llega a tu hogar a través de un cable coaxial, por lo que no es necesario que un técnico la instale y simplifica el proceso. Si se trata de FTTH (fibra hasta la casa), entonces ya sería otra historia.

Qué necesitas para instalarte tú la fibra

Instalarte tú mismo la fibra puede librarte del coste de instalación o la permanencia que la convalida. Con tu permanencia, te envían e instalan el router gratis y por ejemplo en las tarifas Yu, que no tienen permanencia, tendrías que pagar 70 euros en concepto de instalación que cargarían en tu primera factura.

HFC Vodafone

HFC Vodafone

Te puedes ahorrar una y otra si realizas tú mismo ese sencillo proceso. Lo primero es que necesitas tener la instalación hecha. En tu casa debería de haber ya una roseta de Vodafone para el HFC.

Si este es tu caso, no necesitarás que venga un técnico de nuevo, esta vez para simplemente instalar el router. Si gestionas el modo autoinstalable, te debería llegar un pedido con correo con todo lo necesario para comenzar a disfrutar de tu fibra óptica de Vodafone: router, cable coaxial, cable Ethernet y adaptador de corriente eléctrica.

Pasos necesarios para instalarte la fibra de Vodafone

Una vez que hayas recibido en tu domicilio el pedido que incluye tu router y cables necesarios, los pasos son de lo más sencillos. Puedes seguir el siguiente vídeo-tutorial de la compañía o leer los pasos necesarios para este proceso tan simple.

  1. Conecta tu cable Vodafone Fibra (es un cable coaxial blanco similar al de las antenas de TV) al router, enroscándolo.
  2. También puedes conectar tu PC o portátil a través del cable Ethernet.
  3. Conecta el cable de alimentación que te hemos entregado con el equipo al adaptador de corriente.
  4. Comprueba que en tu router se encienden las siguientes luces: Internet, WPS, wifi y equipo encendido. Si pasados 5 minutos las luces no están encendidas, desconecta y vuelve a conectar el cable de alimentación.
  5. Conéctate a tu red WiFi. Selecciona tu red (lo recomendable es que utilices el SSID que termina en 5G para asegurarte la máxima velocidad) e introduce la contraseña que aparece en la pegatina del router.
  6. ¡Listo! Disfruta de tu fibra Vodafone.

Como puedes comprobar, la autoinstalación de fibra es un proceso de lo más cómodo una vez que ya tienes realizada la conexión HFC en tu domicilio, ya fuera por ser cliente con anterioridad o porque tu comunidad de vecinos haya gestionado dicha conexión «por si acaso».

9 Comentarios