Movistar me ofrece un móvil reacondicionado, ¿me puedo fiar?

Movistar me ofrece un móvil reacondicionado, ¿me puedo fiar?

Justo Romanos

Movistar pone a disposición de sus clientes la posibilidad de adquirir móviles reacondicionados, ¿pero se trata de un tipo de dispositivo en el que puedas confiar? ¿O vas a encontrarte con un teléfono que no funcione bien, que sufra problemas a los pocos meses de uso o incluso que tenga arañazos?

En estos tiempos, ahorrar es una prioridad para todas las personas. Y eso puede ser lo que te lleve a plantearte la adquisición de un móvil reacondicionado. Pero, indudablemente, el simple término «reacondicionado» hace pensar en algo que no está bien o que, al menos, no es nuevo. Eso es lo primero que genera dudas sobre si será mejor ahorrar un poco comprando uno de estos móviles o si, en realidad, resulta mejor acudir al dispositivo nuevo de fábrica como hemos hecho siempre. ¿Qué es lo que deben tener en cuenta los clientes de Movistar?

¿Qué es un móvil reacondicionado?

Dice la RAE que «reacondicionar» significa «volver a acondicionar». Y, para más precisión, añade que es «preparar algo de una manera adecuada». Con eso te puede quedar más o menos claro el concepto, pero es difícil llegar a imaginarse el tipo de proceso por el cual ha pasado un móvil reacondicionado.

Lo primero que tienes que saber es que un móvil que ha sido reacondicionado ha recibido un tratamiento para que se pueda vender de una manera digna. Es decir, no se trata de un teléfono que ha pasado de las manos del usuario 1 a Movistar y que luego Movistar pone en las manos del usuario 2 sin haber realizado ningún tipo de cambio. Por lo tanto, un móvil reacondicionado sí que es un dispositivo de segunda mano, pero alejándose de ese concepto de segunda mano al cual estamos habituados.

Para que te quede más claro, toma nota de lo que ocurre, en realidad, cuando un móvil es reacondicionado por Movistar. Lo primero es que el usuario 1, que puede ser una empresa, una tienda o incluso un suscriptor que tenía el dispositivo en cesión de algún modo, envía el móvil a Movistar para deshacerse de él. En ese momento se inicia el proceso de reacondicionamiento, en el cual primero tiene lugar el trabajo de una serie de especialistas que ponen a prueba el terminal y sus funciones. Esta es la primera criba. Movistar comprueba que el móvil funciona, que puede hacer llamadas, recibirlas, que hay un buen sonido, que se conecta el WiFi y que, en general, no falla nada.

Si un terminal falla en la revisión que hacen los especialistas, estos tienen que ocuparse de arreglar los componentes que estén rotos u estropeados. Algunas veces a Movistar no le compensa arreglar el dispositivo. Imagina que ese móvil que ha llegado a sus manos tiene la pantalla rota, que la memoria interna da problemas o que le pasan tres o cuatro cosas más. La reparación sería inviable para después venderlo a un precio razonable. Por ello, el móvil no entra en el catálogo de reacondicionados, sino que se recicla siguiendo los procedimientos habituales. Pero si solo hay que hacerle algún ajuste que esté dentro de los estándares de Movistar, sí que se arregla.

Antes de las reparaciones, cuando se ha confirmado que el móvil es apto para su reacondicionamiento, lo que hace el equipo de Movistar es limpiar a fondo el terminal. Tiene que estar pulcro y que, en la medida de lo posible, parezca nuevo. Por suerte, tienen herramientas y conocimientos suficientes para ello.

Luego, cuando ya se ha inspeccionado, limpiado y reparado, llega el momento de «poner guapo» el móvil para que esté lo más parecido posible al momento en el que salió de la caja por primera vez. En ocasiones esto es posible en mayor o menor medida, de ahí que Movistar tenga dos categorías de móviles reacondicionados: Grado A y Grado B. Sigue leyendo y te hablamos de ellos.

Los dos grados de reacondicionamiento de Movistar

No hay necesidad de engañar a nadie, la primera vez que compras un reacondicionado tienes cierto temor y la mosca un poco detrás de la oreja. Piensas si habrás hecho bien y si al final será una jugada maestra o si la decisión de saldrá rana. Uno de los aspectos que te puede ayudar a estar un poco más tranquilo es optar por un móvil que encaje en la categoría de Grado A de Movistar.

Los móviles de Grado A son aquellos que están impolutos. Movistar afirma que están «en perfecto estado cosmético». Un adjetivo como «perfecto» no se utiliza a la ligera y, mucho menos, cuando la operadora sabe que los clientes podrían reclamar si se sintieran decepcionados con el producto. Para ir un poco más allá, lo que puede esperar es un terminal que no tiene ningún arañazo que resulte visible, ni en el chasis ni tampoco en la pantalla.

En el caso de los móviles de Grado B, Movistar indica que están «en estado cosmético muy bueno». La pantalla nunca va a tener un arañazo, pero en el chasis sí que podrías encontrar lo que la operadora afirma que son «leves arañazos». Por supuesto, no tienen ni roturas ni golpes, pero sí que puedes esperar algún arañazo en la estructura que no afectará al rendimiento, sino a la estética (se verá que no es totalmente nuevo).

¿Y la batería? Para los dos tipos de grado la operadora garantiza que el móvil que recibirás tendrá operativa, como mínimo, un 85% de su capacidad. Ten en cuenta que esto implica que algunos terminales podrían llegar a tus manos con una batería del 90%, del 95% u otra cifra, pero siempre con el mínimo del 85%.

¿Entonces me fío?

Sobre el papel, todo es bastante razonable. Ahora bien, debes tener varias cosas en cuenta. Lo primero de todo es el nivel de descuento del cual vas a disfrutar por la adquisición del móvil reacondicionado. Con cada terminal es distinto y algunas veces quizá no sea suficiente para plantearte esta opción. También debes tener en cuenta lo actual que sea el dispositivo y la proyección que va a tener el mismo en cuanto a recibir actualizaciones futuras. Aunque Movistar no suele tener reacondicionados muy antiguos, nunca está de más comprobarlo.

En el día a día, lo cierto es que no vas a notar nada. El uso de un reacondicionado es el mismo que el de un dispositivo nuevo, ya que, al fin y al cabo, no es como si estuvieras usando unas zapatillas usadas. Eso sí, si te gusta estrenar el móvil con su cajita de fábrica, sus etiquetas y plásticos, hazte a la idea de que los terminales reacondicionados se envían con un packaging que no tiene que corresponder al original del fabricante. Lo que sí recibirás totalmente nuevo e incluso con precinto son los cables y el cargador. Así que es una alegría porque, hasta con un reacondicionado, ¡tendrás algo que estrenar!.

1 Comentario