Apple pierde 800.000 millones de dólares en bolsa y seguirá en caída libre

Desde el 3 de enero Apple ha experimentado un retroceso importante en bolsa que traducido a dólares supone perder la friolera de 800.000 millones de capitalización bursátil. 16 meses tardó la firma de la manzana en pasar de 2 a 3 billones de dólares aprovechando el buen desempeño de los mercados tras la recuperación post Covid.

Las bolsas mundiales están viviendo un auténtico terremoto en 2022 por el problema de inflación que azota a todo el planeta y sobre todo agudizado por la guerra de Ucrania. El SP 500 ha batido un récord negativo siendo su peor semestre en 52 años con un descenso del 21%. En estos seis meses solo las compañías vinculadas a la energía y al petróleo se han salvado de la quema y precisamente las tecnológicas han sido las que más han sufrido.

Apple seguirá perdiendo terreno

A pesar de que la firma de Cupertino presentó unos resultados trimestrales excelentes el mercado ha decidido castigar con dureza a la empresa descontando que lo peor está por llegar. Con una inflación en Estados Unidos y Europa por encima del 8% los consumidores cada vez tienen menor poder adquisitivo y por ende compran menos. Precisamente Apple es una de las firmas más expuestas porque el precio de sus equipos es mucho más elevado que el de sus rivales.

La subida de las materias primas y el incremento de los precios de transporte marítimo y aéreo también está impactando a las empresas que fabrican en China. Si a ello sumamos que el país asiático ha estado cerrado durante varias semanas por repuntes del COVID, podemos decir que estamos ante una tormenta perfecta para pensar que Apple venderá menos y además reducirá sus márgenes al tener que pagar más por determinados componentes necesarios para fabricar sus equipos.

Caída del mercado de los smartphones

Ante el empeoramiento de la situación económica global las consultoras han modificado a la baja sus previsiones de ventas en el mercado de la telefonía móvil. Según IDC, la empresa calcula que se venderán 1.300 millones de equipos a nivel mundial lo cual supone un descenso del 3,5% con respecto al ejercicio anterior. Por su parte, Counterpoint también ha modificado a la baja sus previsiones estimando en un 3% la caída del mercado. Ambas consultoras achacan la caída de ventas a los cierres parciales en China y a los problemas en la cadena de suministro. También indican que la confianza de los consumidores está en caída libre y eso está provocando que la mayoría de las empresas tecnológicas haya comenzado a reducir sus pedidos en las fábricas.

Toda esta situación macroeconómica se está dejando notar en los mercados y según los analistas podríamos seguir viendo correcciones importantes en los próximos meses. Apple no es ajena a la situación mundial y podria llegar a verde un billón de dólar

Situación de Apple en España y pago de impuestos en Irlanda

Nuestro país sigue una rara avis con respecto a lo que sucede en otras potencias europeas como Francia, Alemania o el Reino Unido donde su cuota de mercado en telefonía es notable. En España la firma de la manzana no es capaz de superar con claridad el 10% de cuota de mercado en número de unidades, aunque sí que lidera con claridad en lo que respecta al valor. Apple vende poco, pero vende caro. De hecho, la sociedad mercantil que da soporte de ventas y marketing a la empresa estadounidense facturó 129 millones lo cual supone elevar su rentabilidad un 20% al alcanzar más de 54 millones. Apple sigue manteniendo su egoísta política de facturar desde Irlanda las ventas de España que no provienen de las tiendas actuando como un mero comisionista. De esa forma evitan tener que tributar en España a un tipo más alto.

Donde van peor los números es en las tiendas que redujeron un 4,6% su beneficio. Apple Retail Spain cerró un resultado antes de impuestos de 11,56 millones de euros en su ejercicio fiscal de 2021. Con los datos de inflación que acaban de publicarse por encima de 10% es más que previsible que las ventas en las Apple Store sufran un descenso importante en los próximos trimestres. Los hogares españoles han entrado en modo ahorro para afrontar la más que probable recesión y eso implica que productos tecnológicos de lujo como iPhones o MACBook pasan a ser más prescindibles.

La situación de España es tan peculiar y opaca que ni si quiera cuentan con un Country Manager. Cuatro directivos en cuatro años han pasado por la filial española y de momento no hay noticias sobre quien manda en nuestro país. Únicamente Silvia Martín-Prat Bolin es la cara visible de la empresa a nivel de comunicación.

2 Comentarios