Starlink, el Internet satélite, será más rápido que la fibra óptica

Starlink, el Internet por satélite de SpaceX, sigue dando sorpresas. Cuando Elon Musk anunció el servicio, prometía latencias de 25 ms, y velocidades de más de 1 Gbps. Nadie le creía, pero la compañía ahora acaba de revisar sus previsiones de velocidad, y afirma que van a lograr cifras 50 veces superiores a las actuales.

Así lo ha afirmado David Goldman, director de SpaceX, en una presentación que hicieron ante la FCC para reducir aún más la altura a la que operan los satélites de Starlink, y de paso actualizar la situación del despliegue actual. Esta bajada de altura les permitiría ofrecer una latencia aún más baja y ofrecer velocidades aún más altas.

De 1 a 10 Gbps: SpaceX revisa la velocidad máxima de Starlink

Las pruebas de velocidad actuales que superan los 200 Mbps de bajada, y unos 30 Mbps de subida. Sin embargo, SpaceX quiere llegar a ofrecer cifras espectaculares de hasta 10 Gbps, que es diez veces más de lo que Elon Musk prometió cuando anunciaron el servicio. Para ello, necesitan todavía lanzar muchos satélites para ir poblando la red.

SpaceX lanzó hace apenas unas horas 143 satélites en un solo lanzamiento, suponiendo un nuevo récord no sólo para la compañía, sino para cualquier lanzamiento de satélites al espacio de una sola vez. Esto eleva el número de satélites lanzados a 1.025, con los cuales ya están ofreciendo servicio en Estados Unidos, y se están abriendo a países europeos como Reino Unido. En España, además, ya se han registrado como operador.

Starlink está ahora mismo en pleno proceso de la beta, con un servicio que vende directamente a los consumidores y por el que cobran 99 dólares al mes, con 499 dólares de coste del equipamiento. Ofrece una alternativa real de Internet en zonas rurales y aisladas, con precios similares a los que cobran esas compañías. Además, no tienen permanencia ni límites de tráfico. Esto último no se sabe si lo van a mantener de cara al futuro, pero sería de esperar conforme vaya habiendo más usuarios en la red.

Se comprometen a no llenar el espacio de basura

Los satélites operan a una altitud de en torno a 540 y 570 km en órbita baja no geoestacionaria. Gracias a ello, los satélites van pasándose el relevo para ir ofreciendo cobertura en zonas más pequeñas de espacio que un satélite geoestacionario, con un rendimiento mucho mejor. Así, cuanto más acerquen los satélites a la superficie, mayor será la velocidad que podrán ofrecer, así como una menor latencia. Además, cuánto más los bajen, más fácil podrán deshacerse de ellos quemándolos en la reentrada.

El objetivo de Starlink actual es lanzar al menos 120 satélites al mes. Todos los satélites van recibiendo actualizaciones de software para ir mejorando el rendimiento, además de tener sistemas automatizados para detectar posibles colisiones contra basura espacial. La compañía se compromete también a mantener el espacio limpio, donde los satélites lanzados serán lanzados hacia la tierra para que se desintegren al reentrar.

Amazon, con su proyecto Kuiper, se había quejado de que SpaceX iba a poner obstáculos a la competencia por ofrecer interferencias en el espacio, algo que SpaceX ha negado argumentando que los niveles de potencia de los satélites son muy bajos, además de que operan a altitudes muy bajas. Y si les permiten reducir la altitud a la que operan, las interferencias serán aún menores. También se quejan de que Amazon sólo ha contactado a las autoridades para frenar a la competencia, y no para autorizar el lanzamiento de su propio sistema.