La app y web oficiales para diagnosticarte el coronavirus ya disponibles

La app y web oficiales para diagnosticarte el coronavirus ya disponibles

Alberto García

Solicitar la prueba para el coronavirus no es un proceso sencillo, ya que los criterios para realizar la prueba es tener síntomas medios o graves de la enfermedad si eres un paciente normal, o síntomas leves si eres un sanitario. Ahora, la aplicación Asistencia COVID-19 va a ayudar a realizar más diagnósticos sin saturar los teléfonos de atención sanitaria.

La aplicación sólo estaba disponible hasta ahora en la Comunidad de Madrid como prueba, pero desde hoy ya está disponible en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura, además de haberse puesto a disposición de todas las autonomías. Por ello, su lanzamiento en las demás no debería demorarse demasiado. La versión lanzada hoy es la 1.0.0.

App para iOS y Android ya disponibles junto a la web

Esta aplicación tiene como objetivo descongestionar los teléfonos de asistencia sanitaria a los que se estaba dirigiendo los usuarios hasta ahora para determinar si era necesario o no ingresarles por afecciones relacionadas con el coronavirus. También sirve como fuente de información oficial y de confianza para la ciudadanía.

La aplicación ya está disponible para iOS y Android, y también puede utilizarse desde Internet en la web https://asistencia.covid19.gob.es/. Nada más entrar a la web, podemos realizar una autoevaluación sólo si creemos tener síntomas relacionados con la enfermedad. Es importante que no hagáis la prueba si no tenéis síntomas o si no habéis estado expuestos de manera directa al virus con total certeza.

Los datos de ubicación son para redirigir a los centros sanitarios

En la web también encontramos información con respuesta a preguntas frecuentes sobre si la app es oficial, o la polémica recogida de datos de localización, que sólo se usan para comprobar si el usuario se encuentra realmente en la comunidad autónoma que indica en el autodiagnóstico y que se le redirija lo antes posibles a los servicios sanitarios correspondientes.

En el caso de denegar el uso de la localización, es necesario introducir al menos una dirección para fines epidemiológicos y por si la administración tiene que ponerse en contacto con él. La app, por tanto, no hace un uso continuo de la geolocalización ni tampoco determina continuamente si el usuario se encuentra en su domicilio, por lo que podemos estar tranquilos, ya que además se preservará la protección de datos en todo momento. Eso sí, los datos personales se conservarán mientras dure la crisis sanitaria, y una vez ésta acabe, serán agregados de forma anónima para usarlos con fines estadísticos, de investigación, o de planteamiento de políticas públicas, durante un periodo de dos años.

Con todos los datos recopilados, el gobierno podrá gestionar mejor la epidemia a nivel nacional. El código fuente de la app también será liberado para que otros organismos oficiales puedan implementar sus propias versiones de la aplicación para adaptarla a su protocolo sanitario. Esperemos que esto ayude a empezar a frenar la crisis, cuyos datos están por fin empezando a arrojar algo de esperanza gracias a los efectos del confinamiento.