Amazon expulsa a 300 vendedores chinos: adiós a miles de productos

Amazon no se ha quedado de brazos cruzados en los últimos meses. La tienda empezó a expulsar vendedores de su tienda online a principios de año, y poco a poco fue añadiendo algunas marcas que fueron desapareciendo. Sin embargo, al parecer se ha expulsado a más marcas de las que creíamos, ya que un nuevo informe revela que han desaparecido más de 300 vendedores.

Estos 300 vendedores tenían unas ventas anuales que equivalían a 1.000 millones de dólares. En mayo, Amazon expulsó a Aukey, Tacklife, Mpow o VictSing de la tienda, y en junio se sumó RAVPower, uno de los fabricantes de baterías externas y cargadores más populares.

5 estrellas a cambio de producto gratis

El motivo para llevar a cabo estas expulsiones tiene que ver con las reviews falsas. Entre las marcas chinas está extendido el sistema por el que permiten que un usuario se quede gratis un producto a cambio de una review positiva. Para ello, el usuario tiene que comprar el producto en Amazon, y luego dejar una reseña positiva. Posteriormente, contacta con la marca, que le reembolsa el dinero que ha pagado por el producto, o un porcentaje elevado de ese precio.

El caso fue desvelado por los medios este año, donde se filtró una base de datos de mensajes con multitud de marcas que llevaban a cabo estas prácticas, por lo que fue muy fácil demostrar que incumplían las normas para pasar a ser expulsados. Esta actividad va claramente en contra de la política de reviews de Amazon, y la compañía ha sido tajante expulsando a este tipo de marcas.

amazon reviews fake

Por ello, desde que Amazon se ha puesto seria contra estas prácticas, la tienda ha expulsado a más de 300 vendedores, todos ellos con sede en China. En el camino se han llevado decenas de productos que se encontraban entre los más vendidos de sus categorías. Por ejemplo, Fairywill tenía un cepillo de dientes eléctrico con 75.000 reviews y 4,5 de 5 en puntuación, y vendía más que marcas como Philips u Oral-B.

Muchas de estas marcas no son los fabricantes de los productos que venden, sino que cogen un producto genérico y les ponen un logo o una marca inventada, vendiéndolo por un precio superior. Otras como AUKEY o RAVPower sí que diseñan algunos de sus propios productos.

Marcas chinas que han sido expulsadas de Amazon

A continuación, vemos algunas de las marcas que hemos podido confirmar que han sido expulsadas de Amazon:

  • AUKEY
  • AMZDeal
  • Apeman
  • Atoko
  • Choetech
  • Fairywill
  • Homasy
  • Homfa
  • Homitt
  • HOMTECH
  • HooToo
  • Letscom
  • Letsfit
  • LITOM
  • Mpow
  • OKMEE
  • OMORC
  • RAVPower
  • Seneo
  • Tacklife
  • TaoTronics
  • TopElek
  • TRODEEM
  • VAVA
  • VictSing
  • Vtin

Algunas de las compañías expulsadas están aquejando graves problemas, como el hecho de que algunas han tenido que despedir a trabajadores, e incluso han tenido que llegar a declarar la bancarrota. Lo «bueno» para estas compañías chinas es que pueden simplemente cambiar el nombre y sede de su producto, y seguir vendiéndolos bajo otro nombre, algo que suelen hacer con bastante frecuencia en China. Amazon cuenta con un sistema de aprendizaje automático avanzado que analiza cientos de puntos de daños y señales con tal de identificar productos previamente bloqueados en la tienda, de manera que no lleguen ni siquiera a publicarse. También analizan a los vendedores antes de que estos abran una tienda.

Con esto, Amazon también potencia así que los usuarios compren productos de AmazonBasics, los cuales copian en muchas ocasiones a los más vendidos de estas marcas chinas para competir con ellos en precio o prestaciones.

Amazon anunció recientemente que, en 2020, bloqueó más de 200 millones de opiniones falsas antes de que llegasen a ser vistas por los consumidores gracias al sistema de detección automatizada. Por desgracia, el sistema no es perfecto, y no puede detectar reviews «reales» que luego son compensadas por las marcas.

¿Necesitaban estas marcas de las reviews falsas para mejorar sus ventas? Probablemente no, porque eran productos baratos y que, en la mayoría, cumplían con las expectativas de los compradores. Sin embargo, muchos vendedores temían que, si ellos no lo hacían, otros sí lo iban a hacer, de manera que se inició un círculo vicioso que ha acabado muy mal para cientos de estos vendedores.