Este robot de Microsoft usa una IA para limpiar la basura de la playa

Con la llegada del verano es muy común ver como cientos de grupos de personas abarrotan las cientos de miles de playas que hay alrededor del mundo. Desgraciadamente, muchas de estas personas se llevan muchas cosas consigo a la playa que después las dejan ahí tiradas y no las reciclan, contribuyendo a ensuciar las playas y perjudicar el medio ambiente. De hecho, muchos de esos residuos pueden acabar en el agua y contaminarla, o incluso que algún animal los ingiera. Por suerte, una empresa ha creado un robot que gracias al uso de la Inteligencia Artificial recoge colillas de cigarrillos de la playa.

Los robots empiezan poco a poco a ser un invento utilizado por varias empresas para realizar diferentes trabajos con la finalidad de ahorrar tiempo e incluso costes.

Una nueva función para los robots

Una pareja de inventores decidieron crear este robot de Microsoft que tiene una estructura que recuerda mucho a los robots que usa por ejemplo la NASA en la Luna. Cuenta con una serie de brazos robóticos que le permitirá coger la basura de la playa y unas ruedas muy hinchadas y grandes que le faciliten moverse por la arena y que no se quede atascado.

El robot cuenta con una medida de algo más de 75 centímetros de alto. Esta máquina está especializada en recoger colillas de cigarrillos, que contienen sustancias muy tóxicas.

Su funcionamiento se consigue gracias a su sistema de Inteligencia Artificial. Al igual que otros sistemas similares, el robot usa una serie de sistemas de imágenes que le permiten diferenciar entre lo que es basura o lo que otro elemento como unas toallas, unas chanclas o una sombrilla, por ejemplo.

Mejorará su rendimiento con el tiempo

Por el momento tan solo puede coger colillas de cigarrillos, pero se espera que en el futuro se pueda optimizar aún más su sistema interno para que pueda recoger otro tipo de residuos. A medida que se vayan añadiendo más imágenes a su sistema, este podrá comenzar a trabajar mejor.

Esta maquina hizo su estreno el año pasado en una playa holandesa, y consiguió retirar de la playa un total de diez colillas en un periodo de treinta minutos.

Aunque es cierto que una persona podría hacer el mismo trabajo que esta máquina, a medida que se vaya mejorando sus sistemas verá también mejorado su rendimiento, pudiendo trabajar a un ritmo más rápido y localizando mejor las colillas.

Sería más importante que todos colaboráramos para reciclar y hacer de nuestro planeta un lugar sin contaminación, lo que haría que no fuera necesaria la creación de estos robots. Sin embargo, esto por desgracia no es posible.