Así es el espectacular robot cirujano que la NASA probará en la Estación Espacial Internacional

Los viajes al espacio son cada vez más frecuentes, por lo que hay que adelantarse a futuros problemas y pensar cómo puede un tripulante de una misión espacial recibir asistencia médica estando a miles de kilómetros de la Tierra.

Para resolver estos hipotéticos problemas médicos, sobre todo de cara al envío de humanos a Marte que se prevé para la década de 2040, se va a probar en la Estación Espacial Internacional un robot cirujano que permita realizar ciertas operaciones quirúrgicas de forma autónoma.

MIRA, el robot cirujano que quiere la NASA

MIRA («asistente robótico in vivo miniaturizado») es una plataforma miniaturizada de cirugía asistida por robot (RAS, robotic-assisted surgery). Se diseñó para brindar la potencia de un dispositivo de cirugía asistida por robot en un tamaño miniaturizado, con el objetivo de hacer que esta técnica sea accesible en cualquier quirófano del planeta… y ahora fuera de él.

Aunque aún no está disponible para la venta, MIRA se encuentra actualmente en las etapas finales de su ensayo clínico en los Estados Unidos. Con un peso aproximado de 900 gramos, su pequeño tamaño lo hace atractivo para los cirujanos y el personal del hospital y también lo hace ideal para usar en el espacio reducido y los requisitos masivos de una misión espacial de larga duración.

La consola operada a distancia que la acompaña, con sus controles manuales y pedales, le da al cirujano un control total de los brazos instrumentales de MIRA y una visión endoscópica de la anatomía en tiempo real.

Rumbo a la Estación Espacial Internacional

NASA, la agencia espacial estadounidense, entregó los fondos de subvención para enviar este robot quirúrgico miniaturizado a la Estación Espacial Internacional (ISS/EEI) con el objetivo de demostrar lo ampliamente accesible puede ser la tecnología de cirugía robótica.

Robot Mira

El sistema MIRA llegará a la EEI en 2024. Una vez a bordo, MIRA operará dentro de un casillero de experimentos del tamaño de un horno microondas y realizará actividades que simulan las que se usan en cirugía, como cortar tejido simulado y manipular objetos pequeños.

La subvención se otorgó específicamente a la Universidad de Nebraska-Lincoln, donde el cofundador de Virtual Incision, Shane Farritor, es profesor de ingeniería y donde ha dirigido investigaciones sobre el uso potencial de robots quirúrgicos en el espacio. “La NASA tiene planes ambiciosos para viajes espaciales de larga duración y es importante probar las capacidades de la tecnología que pueden ser beneficiosas durante las misiones”, dijo Farritor, también director de tecnología de Virtual Incision.

“Mira continúa ampliando los límites de lo que es posible en [cirugía asistida por robot], y estamos satisfechos con su desempeño hasta ahora durante los ensayos clínicos. Estamos entusiasmados de dar un paso más y ayudar a identificar lo que podría ser posible en el futuro a medida que los viajes espaciales se vuelven una realidad para la humanidad”.