Así es el insólito ascensor que la NASA usará para bajar a la Luna

Así es el insólito ascensor que la NASA usará para bajar a la Luna

Justo Romanos

Los planes de la NASA para la vuelta a la Luna son ambiciosos. Como seguro que ya sabes, van a por todas y tienen la intención de hacer historia de distintas maneras. Una de ellas, aunque te suene muy rocambolesco, es la construcción de un ascensor que utilizarán para bajar a la superficie de la Luna. Y lo mejor de todo es que ya tenemos una foto de cómo será.

Mucho ha llovido desde que, en 1972, la humanidad pusiera los pies sobre la Luna por primera vez. Desde entonces, no hemos vuelto. En parte, porque si se volvía, tenía que ser para que fuera un viaje realmente exitoso. Y, para ello, necesitaban la última tecnología. Ahora ya tienen todo el plan sobre la mesa y la sensación que se aprecia es de tratarse de una misión que va a ser histórica y que seguro que sirve de inspiración para muchas series del espacio.

Un momento histórico

En esta ocasión, lo que tiene la NASA en mente es que después de este viaje a la Luna no haya que esperar de nuevo décadas para que los astronautas regresen. Ese es el objetivo principal y el motivo por el cual se ha desarrollado nueva tecnología de gran calibre en la que la NASA ha contado con la colaboración directa de SpaceX, la empresa de Elon Musk.

Grupo de astronautas que forman la misión Artemis 3 de la NASA

La misión, conocida como Artemis III, se llevará a cabo en 2025 si no hay retrasos y marcará un antes y un después por muchos motivos. Uno de ellos es la presencia de un equipo de astronautas más diverso que dará oportunidades a grandes profesionales, incluyéndose la primera mujer que pisará la Luna. Otro de ellos es la puesta en acción de varias nuevas naves y de ese ascensor del que te hablamos que va a revolucionar la forma de aterrizar en la Luna. A continuación, te explicamos paso a paso cómo va a ser el viaje.

Así será la misión

Los astronautas que forman el equipo de la Artemis 3 saldrán del planeta montados en la nave Orion, la cual utilizarán hasta el momento que hayan llegado a la órbita de la Luna. En ese momento tendrán que salir de su nave y cambiar a la nave espacial Starship HLS de tipo lander. Aquí es donde entra en acción SpaceX, dado que esta nave con capacidad para el aterrizaje lunar es una variante de la ya conocida Starship. El papel de la entidad de Elon Musk es justamente el de proporcionar a los astronautas de la Luna la capacidad de aterrizar, dado que la agencia aeroespacial necesitaba una nave que lo facilitara.

Nave Starship HLS Lander fabricada por SpaceX

En ese punto, los astronautas de la NASA estarán en la órbita de la Luna y comenzarán su descenso hacia el interior a bordo de la Starship HLS. Esta nave tendrá capacidad para asentarse sobre la superficie de la Luna, pero teniendo en cuenta la gran altura de la misma, los astronautas necesitarán una forma de descender. A la vista de la necesidad de reducir riesgos y de evitar que los astronautas, en un momento tan crítico como ese se expongan a problemas, la NASA ha decidido desarrollar este ascensor.

Tal y como puedes ver en la foto del siguiente párrafo, el ascensor resulta similar a los que se utilizan en algunas fábricas o zonas de construcción y permitirá que los astronautas desciendan de la parte superior de la nave hasta la superficie de la Luna de una manera segura. Todo el sistema del ascensor será mecánico y, de momento, ya se ha probado una primera versión que ha dado buenos resultados. Las pruebas que se han realizado ha sido utilizando los trajes de astronauta, dado que querían ver exactamente el tipo de espacio que necesitarían para maniobrar los controles del ascensor sin sufrir problemas. Por ahora, todo ha salido a pedir de boca.

Ascensor de la NASA y SpaceX para bajar a la Luna

Parece, no obstante, que todavía hay algunos cambios que ajustar en el ascensor para que sea realmente eficiente. Se ha planteado la importancia de tener seguridad de que el espacio de carga es el adecuado y que la rampa que se habilita en el ascensor para entrar y salir cumple con las exigencias.

Si todo va bien, como decíamos, la segunda llegada de la NASA a la Luna ocurrirá en 2025. Antes de eso, a finales de 2024, habrá un viaje de prueba que se realizará en la nave Orion y que llegará hasta la órbita de la Luna. Lo que quiere comprobar la agencia es que esa primera parte está superada y que no habrá inconvenientes. Supuestamente, SpaceX también hará sus propias pruebas en un futuro cercano.