Polestar 2, un eléctrico de alto nivel, muy tecnológico y 500 km

Una de las marcas que más están dando de qué hablar dentro de los coches electrificados es la que tiene que ver con Polestar, para muchos gran desconocida, pero que a partir de los que son este tipo de vehículos (más enfocados a la alta gama), contamos con uno de series condiciones. Rivalizando con Tesla, se trata del Polestar 2, uno de los coches más avanzados del momento, tanto mecánica como tecnológicamente hablando… y con precios que pueden resultar asequibles. Conocemos su ficha técnica.

Despuntando hacia el mundo de los coches eléctricos, son varias las marcas las que están ejerciendo una tónica general y que, en la mayoría de los casos, está funcionando muy bien. Es la de la creación de submarcas con las que las principales hacen por colar en el mercado a partir de modelos más vanguardistas, tecnológicos y, a poder ser, más eficientes para una dirección de más nivel.

Es lo que sucede con Volvo, donde hace unos años la marca sueca optó por embarcarse en profundidad hacia este tipo de vehículos mediante la creación del distintivo Polestar que tan buenos resultados está dando. Primeramente lo hicieron con el Polestar 1, el que fuera el coupé deportivo -con enfoque de gran turismo- de 2+2 plazas y 600 CV de potencia, desarrollados por un sistema híbrido-enchufable de altas prestaciones.

Sin embargo, y vistas las altas dimensiones, la firma encaminó hacia el segundo modelo de su corta historia, el Polestar 2, un vehículo también de grandes consideraciones, muy buen rendimiento, tecnología… pero con un enfoque claro: querían que fuera un puramente eléctrico, no un híbrido enchufable como su hermano.

Y así resultó: esta es una berlina con aires de crossover, 100% eléctrica, con 300 kW (408 CV) y 500 kilómetros de autonomía. Más adelante, habrá un tercer modelo, el Polestar 3, que será un gran SUV eléctrico. A diferencia del de primera generación, este Polestar 2 se hace como una evolución más pura abandonando definitivamente los motores de combustión para caminar hacia la electrificación total. Tiene como principal rival al Tesla Model 3.

  • Tipo: 100% eléctrico.
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: desde 39.000
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 300 kW
  • Aceleración: 4,4 segundos/100km/h
  • Autonomía eléctrica: 500 km

Diseño

Erigiéndose como una marca especializada en vehículos eléctricos y, tras la presentación del 1, su primer modelo, el Polestar 2 adoptó la forma de una berlina con altura sobreelevada y unas entrañas con cero emisiones. Así, su aspecto exterior es realmente atractivo y vistoso, quizás la mayor diferencia con los modelos de Tesla.

Lo que vemos es un diseño que luce los rasgos ya vistos en el lanzamiento previo, con un aspecto general bastante musculoso y muy bien definido, con una gran parrilla, unos grupos ópticos más anchos y menos alargados, los pilotos traseros unidos entre sí y añadidos propios como las protecciones inferiores de plástico negro, tan características de los SUV, aunque bastante discretas en este caso.

El mismo se hace ver con una corroería de tipo compacto, pero con un estilo más de un coupé, ancho y bajo. Mediante esta premisa, se observa muy bien desde sus 4,6 metros de longitud, lo que le hace contar con un tamaño similar a los de la Serie 3 de BMW al que se parece ligeramente de puntillas.

Versiones

Buscando entrar con fuerza en el sector de los automóviles electrificados, que reemplazará a los vehículos convencionales de gasolina en los próximos años, Polestar cuenta en estos momentos con un modelo alternativo al Polestar 2, que es el número 1, pero del que todo indica que no será el único.

Así, se puede decir que este número 2 tiene diferentes versiones. Cabe mencionar que se basan en tecnologías y características distintas: uno es de mecánica híbrida enchufable, y el siguiente, la evolución por el que estamos hablando, tiene una especificación totalmente eléctrica.

Diseño Polestar 2

El primero se trató de un PHEV con 600 CV que se generan desde un motor turbo de 2.0 litros ubicado en la parte delantera, más motores eléctricos gemelos situados en el eje trasero. Construido en China, en una fábrica especial capaz de manejar estructuras de fibra de carbono, fue realmente una de las sorpresas más positivas del mercado en 2018.

El segundo, el que nos atañe, salió un año después, en 2019. Este, a diferencia del primer concepto, es un crossover totalmente de acero basado en la plataforma CMA, la más pequeña de Volvo. Dirigido principalmente para ser un rival para el Tesla Model 3, su mecánica es 100% eléctrica a través de dos motores que entregan una potencia total de 300 kW (408 CV).

En el caso del tercero, este todavía no se encuentra a la venta, aunque las últimas indicaciones de la marca nos dicen que su lanzamiento será para el próximo 2022. Este será un SUV de techo bajo y diseño aerodinámico que usará la próxima generación de la plataforma de Volvo, y del que contará con una construcción mixta de aluminio y acero. Se comenta que es un SUV eléctrico aerodinámico de alto rendimiento con más potencia y aceleración, aunque todavía sin cifras específicas.

Motor y baterías

Adentrándonos en las entrañas de este modelo gustoso en todas sus facetas, el originario de Volvo se caracteriza por ofrecer rendimientos bastante altos para la categoría en la que se encuentra, más allá de que se identifica como un vehículo de altas prestaciones. Así, este compacto con carrocería de tipo fastback, se presenta a partir de su tracción a las cuatro ruedas, un aspecto siempre a considerar.

Este incorpora no uno sino dos motores eléctricos que entregan un total de 300 kW de potencia (el equivalente a 408 CV) y 660 Nm de par máximo. Esto se traduce en una aceleración de cero a 100 km/h en menos de cinco segundos. El chasis dinámico que incorpora de serie puede mejorarse con el Performance Pack, que mejora la dinámica de conducción con unos amortiguadores Holins y con un potente equipo de frenos Brembo.

Estos dos motores son alimentados por la energía almacenada en una batería de iones de litio de 78 kWh de capacidad. Se encuentra integrada en el suelo del vehículo y cuenta con 27 módulos. Con esta batería el Polestar 2 homologa una autonomía de 500 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP.

Consumo

Una de las primeras cosas que llama la atención el elevado peso del vehículo, 2.198 kilos. Una cifra que podemos comparar con los 1.931 kilos del Tesla Model 3 Long Range Dual Motor. Algo que supone que el modelo sueco pesa 267 kilos más que el americano. Eso se traduce, también, en que los consumos no van a ser iguales, ni mucho menos.

Polestar 2 consumo

Ahí, hacia el consumo de energía, el Polestar 2 tiene un consumo de 18.8 kWh/100km. Esto, con su batería de 78 kWh le consigue una autonomía en modo eléctrico de 500 kilómetros bajo el ciclo de homologación WLTP, aunque quizás ‘reales’ se pueden quedar en los nada desaprovechables 470. Teniendo en cuenta la capacidad de su batería y consumos homologados su uso es principalmente para ciudad y carretera.

Interior y acabados

En el interior, la idea ha sido integrar detalles de calidad artesanal en un contexto muy digital (revestimiento de cuero natural solo bajo pedido. Con una habitabilidad excelente para todos, tanto para el conductor que se pone manos al volante, como para el copiloto y resto de pasajeros traseros, se presenta con una confortabilidad muy buena, también por su acompañamiento tecnológico.

Polestar 2 interior

De este modo, contamos con dos pantallas digitales que son inmediatamente visibles: una de 12,3 pulgadas en la instrumentación (que puede tener tres presentaciones) y la otra, vertical, de 11,15 pulgadas que se halla en el centro del salpicadero. Es vertical, como en los Volvo, porque, como indican, «es la mejor posición para la navegación y también para ver listados con sin tener que desplazarse tanto por ello, lo que distrae menos».

Múltiples parámetros del coche se pueden controlar desde el smartphone como, por ejemplo, regular la configuración de los asientos y los retrovisores al detectar por geolocalización la proximidad del usuario. Con la tecnología Phone-as-Key (autenticación por el teléfono) desaparecen la llave de contacto y el botón de encendido: el Polestar 2 ofrece una secuencia de inicio rápida y arranca en cuanto los sensores detectan que el conductor se ha sentado. En cuanto a capacidad de carga, el Polestar 2 ofrece un doble maletero, delantero y trasero, con 405 y 35 litros respectivamente.

Equipamiento

Aún más interesante es el hecho de que Polestar 2 es el primer coche que usa el sistema operativo de Google. Lo hacen para desarrollar el info-entretenimiento, incluyendo el asistente personal, para que el usuario se pudiera familiarizar lo antes posible, ya que son procedimientos y lógicas que utiliza en su día a día.

Multimedia Polestar 2

Todo con el objetivo, además, de facilitar la interactividad con la domótica, es decir, con las casas inteligentes. Una solución inteligente también para evitar problemas de software que son habituales en los coches más modernos. Al tratarse de un desarrollo de Google, resultan compatibles las aplicaciones como Google Maps. Todo además de un conjunto de apps descargables con las que puede interactuar el usuario con el asistente de voz, o mediante las pantallas táctiles de la consola del vehículo.

Entre ellos, el asistente de Google Maps con soporte para vehículos eléctricos y con datos específicos de recarga y demás, y Google Play Store para la gestión, que incluye control por voz. Más allá de esto, y en lo que a equipamiento se refiere, el Polestar 2 ofrece la más completa y avanzada tecnología de Volvo.

Eso quiere decir que parte de ella se centra en mejorar la vida a bordo y otra gran parte en implementar la seguridad de los ocupantes. Gracias a ello hablamos de un vehículo muy equipado y con un alto grado de confort.

Extras

Entre las posibilidades de equipamiento, también podemos dirigirnos hasta los extras, esto en caso de que queramos equiparlo de otras configuraciones varias, como pueden ser también, algunos ajustes mecánicos y de conducción.

De esta manera, este coche puede integrar una serie de sensores alrededor de la carrocería para las funciones de asistencia a la conducción. El sistema ampliado, que se diferencia del de serie, dispone de frenada de emergencia y la detección de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores con asistencia de la dirección.

Los componentes consisten en un radar frontal con 160 metros de alcance, doce sensores ultrasonido (los de aparcamiento) y un conjunto de cámaras que graban los 360º alrededor del coche. Son elementos comunes a muchos coches del mercado.

Mantenimiento

Si hablamos de mantenimiento, la mecánica de un automóvil eléctrico difiere sustancialmente de la utilizada por otro convencional, dotado de un motor de explosión o incluso con apoyo híbrido. Se prescinden, lógicamente, de muchos componentes del propulsor de gasolina o gasóleo, con lo que el mantenimiento de un vehículo 100% eléctrico es también diferente.

Pero eso no significa que no exista. Las marcas que comercializan este tipo de coches planifican un programa de intervenciones que garanticen su correcto funcionamiento con el uso y el paso del tiempo. Cuentan con sus particularidades porque son coches que no precisan de cambios de aceite, sustitución de bujías o filtros y otros componentes con desgaste mecánico.

Multimedia

Por el contrario, las comprobaciones del Polestar 2 se refieren a distintas tareas. Ellas son la comprobación de la alineación de las ruedas, el estado de los neumáticos, el estado de la pila del mando a distancia, el cambio de las escobillas de los limpiaparabrisas y la instalación de la última versión del software disponible.

En principio, tal y como aconseja la marca, se apunta a los 20.000 kilómetros recorridos o un año de uso, lo que antes suceda. El coste de las intervenciones oscila entre un mínimo de 500 euros para la primera revisión a los 1.050 euros de la correspondiente al cuarto año (80.000 kilómetros).

Garantías

Las revisiones planificadas por Polestar son recomendadas para mantener el vehículo en perfectas condiciones de utilización y seguridad, pero no obligatorias. En caso de no seguir este programa de mantenimiento, la garantía limitada que la marca concede a sus vehículos nuevos o seminuevos no se verá afectada.

En este caso, la firma ofrece ocho años con kilometraje ilimitado para la batería y cuatro años u 80.000 kilómetros para el resto del vehículo. Lo contrario sucede si el usuario decide realizar cualquier intervención fuera de un servicio oficial. En el supuesto de surgir cualquier inconveniente la cobertura de la garantía podría quedar suspendida.

1 Comentario