Las subvenciones al cine español pasan a los portales legales

Las subvenciones al cine español pasan a los portales legales

Redacción

El nuevo Gobierno llegó con la clara intención de poner fin a las subvenciones al cine español. Sin embargo, no reniega de aportar partidas millonarias a la industria, como demuestran las ayudas por valor de 5,3 millones de euros con los que contribuirá a la creación de videoclubs online del sector.

La Secretaría de Estado de Cultura ha publicado una resolución en el BOE en la que se ofrecen las ayudas a la inversión en capital con el objetivo de apoyar el aumento de la oferta legal de contenidos digitales culturales en Internet. La industria del cine puede así optar a unas subvenciones que le ayudan a crear portales en Internet donde puedan ofrecer películas y series.

Las compañías tendrán que desarrollar sus proyectos entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de marzo de 2013 y el importe de las ayudas se aplicará únicamente a los gastos generados directamente en la realización de proyectos. Las subvenciones solo se proporcionarán a a los gastos pagados con anterioridad a la finalización del plazo de justificación, informa Europa Press. En total serían 5,3 millones de euros los que se aportarán en este concepto de ayudas con cargo a los Presupuestos de Gastos del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

De este modo, tanto los portales que ya ofrecen contenidos a los usuarios en lo que se conoce como "oferta legal" podrán optar a estas ayudas que les permitirán compensar los gastos así como mejorar su oferta de contenidos. Youzze, Wuaki, Filmin o Voddler son algunas de las páginas que operan en nuestro país como videoclubs online ofreciendo sus contenidos en modalidad de pago por visión o a través de una tarifa plana que permite al usuario acceder a su catálogo de series y películas. No obstante, por ahora la escasez de títulos en algunos de estos catálogos y los precios por los que ofrecen sus servicios son los aspectos más criticados por la comunidad de usuarios.

El anuncio de estas ayudas coincide en un contexto en el que el cine español se encuentra en pleno proceso de cambio. El Gobierno aplicó un drástico recorte en las subvenciones al sector aludiendo a la situación de crisis económica por la que atraviesa el país. Los productores españoles ven en esta reducción en la partida como un duro golpe a su modelo de negocio y en su momento criticaron la falta de alternativas que propone el Ejecutivo. Estas nuevas ayudas podrían ser una de las alternativas que buscase el sector con el fin de tener un proceso de trancisión a la Red más cómodo.

Así pues, las subvenciones no desaparecen sino que se trasladan. A buen seguro, aquellos que criticaban las ayudas al cine español volverán a estar en desacuerdo con esta medida, puesto que se trata de una subvención pública a un sector privado y cuyos beneficios y ventajas para el conjunto de los ciudadanos están por demostrarse. ¿No debería ser la propia industria la impulsora de su renovación y adaptación a Internet?