Orange evita los amagos de portabilidad cobrando 30 euros a sus nuevos clientes

Los grandes operadores siguen su particular lucha para evitar no sólo los cambios de compañía de sus usuarios, sino para no ser utilizados por los clientes de sus competidores para realizar los amagos de portabilidad. Por este motivo, Orange cobra 30 euros a los nuevos clientes antes de hacer la portabilidad efectiva.

Aunque no existen datos oficiales que cuantifiquen el porcentaje de amagos de portabilidad en el sector móvil, esta práctica es un recurso habitual por parte de los usuarios españoles. Con el fin de escuchar la contraoferta de su actual operador para intentar retenerle, muchos clientes de telefonía móvil se dan de alta con otros operadores y finalmente cancelan el proceso tras ser convencidos por su compañía para no huir a la competencia. Un mejor terminal o descuentos en la factura suelen ser las compensaciones que reciben a cambio de no hacer efectiva la portabilidad a otro operador.

Sin embargo, este proceso tiene unos costes para el operador supuestamente receptor, que en muchas ocasiones ve cómo el usuario cancela su portabilidad tras haberle tramitado el alta. Con el fin de compensar este gasto, los operadores siguen diversas estrategias. Una de ellas es la que lleva a cabo Orange, que cobra 30 euros a los que teóricamente serán sus nuevos usuarios. Como leemos en elEconomista.es, la propuesta del operador es sencilla: si el usuario decide finalmente cancelar la portabilidad, pierde ese dinero; si continúa adelante, Orange le devuelve esta cantidad.

No obstante, esta medida ha generado un amplio debate sobre su legalidad. Desde el operador se insiste en que este tipo de actuación "cumple estrictamente con la legalidad vigente y no conculca ningún derecho de desistimiento de los usuarios y consumidores". También señalan que el pago de esta señal o depósito es un arma de doble filo puesto que la compañía se podría ver perjudicada al sentirse espantados potenciales cientes por este pago.

Quienes, por el contrario, critican esta medida aluden a la resolución de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) del pasado año. El regulador señalaba por entonces que "cobrar a los usuarios por cancelar una portabilidad o exigirle el pago de un depósito es contrario a la Ley de Defensa de los Consumidores". Sin embargo, Orange no está dispuesto a seguir viendo cómo aumentan sus gastos por un amplio porcentaje de falsas altas y seguirá manteniendo el pago de estos 30 euros.

En cualquier caso, la medida no ha evitado que el operador sea uno de los grandes triufadores del pasado año en cuanto a ganancia de líneas, lo que le ha permitido asentarse en la tercera posición del sector sólo superado por Movistar y Vodafone. El operador naranja fue el gran triunfador de 2011 junto al grupo de Operadores Móviles Virtuales (OMV) y Yoigo, lo que confirma que este pago no frena que cada vez sean más quienes opten por Orange para contratar sus servicios móviles.

Foro de Soporte oficial de Orange en Movilzona.es