El cine en 3D se hunde

El cine en 3D se hunde

Redacción

Las últimas cifras de taquilla de pelícuas en 3D han encendido las alarmas. La tecnología que revolucionó apenas un año atrás la afluencia de público a las salas podría haber comenzado su ocaso después de los pobres resultados registrados en las últimas películas cuyo gran atractivo es ofrecer al público una perspectiva tridimensional.

Nacida y enterrada a comienzos de los años 90, la tecnología 3D en el cine se resucitó con fuerza en las salas de todo el mundo recientemente. Vista como un filón con el que se podía combinar una gran fuente de ingresos para las compañías cinematográficas y una gran estrategia para plantar cara a la piratería, las grandes productoras de Hollywood se frotaban las manos que hoy parecen echarse a la cabeza tras comprobar los últimos resultados.

Según publica lainformación.com, la última entrega de la saga Piratas del Caribe, protagonizada por Johnny Deep y Penélope Cruz, ha sido la que ha dado paso a todo tipo de rumores sobre un posible fracaso del cine tridimensional. En su primer fin de semana en las salas, el 47% de su taquilla en Estados Unidos fue por la venta de entradas en 3D, un porcentaje alejado del 60% que tendría un estreno de estas proporciones.

La siguiente película en confirmar esta situación fue Kung Fu Panda 2, que se quedó en el 45%. En este caso, el film todavía no ha llegado a nuestro país, pero sí las aventuras de la pareja Deep-Cruz y los datos recogidos hasta ahora muestran cómo el 45% de la recaudación en su estreno se debió al 3D, mientras que otras películas como el referente Avatar consiguieron porcentajes superiores al 60%.

Aunque parecía que la progresión del 3D iba a ser imparable ya empiezan a surgir diversos informes que apuntarían a este mismo año 2011 como el año de su ocaso, lo que confirmaría que esta tecnología no habría sido sino una mera moda más. El elevado precio de las entradas para ver estas proyecciones y lo poco que aportan a determinadas películas empujarían al cine en 3D hacia esta caída.

No obstante, hay quien cree que todavía hay esperanza en esta tecnología y quien ve en Transformers 3 la nueva Avatar que exprima al máximo las tres dimensiones, al haber sido orientada en este sentido. Difícil tarea la que tendrá ante sí visto el panorama actual. La pregunta es clara: ¿Estamos ante el declive del cine en 3D?