Los móviles baratos impulsan el negocio de los operadores

Telefonía

No sólo de potentes smartphones viven los operadores. Ante la incipiente llegada de teléfonos inteligentes con cada vez mejores prestaciones, un mayoritario número de usuarios sigue optando por terminales más económicos y simples. Es más, los operadores están viviendo un fuerte impulso gracias a estos móviles de gama baja, que serán potenciados en los próximos meses.

A pesar de la calidad de smartphones como el iPhone 4, Samsung Galaxy S o Nokia N8, no son pocos los usuarios que no se pueden permitir acceder a terminales de semejantes prestaciones y tamaño precio. Además, los hay que prefieren ahorrarse complicaciones en sus móviles y se decantan por la gama baja que ofrecen las compañías. Los operadores bien saben de esta realidad, como ya demostrase César Alierta, presidente de Telefónica en sus declaraciones: "La clave para el negocio de los operadores está en la llegada al mercado de smartphones baratos".

La compañía española no es la única a nivel mundial que ha descubierto el filón de los móviles de gama baja, tal y como podemos leer en La Vanguardia. "Para los operadores, el incremento del negocio implica impulsar el internet en el móvil pero el elevado precio de los smartphones lo frena, sobre todo en países en desarrollo", apunta Ricard Ruiz de Querol, directivo experto en telecomunicaciones. Dado que la banda ancha móvil se perfila como la conexión ideal para las zonas más aisladas y pobres, los terminales baratos se antojan como una gran solución para compañías y usuarios.

Por ello, para 2011 los operadores se han marcado como uno de sus objetivos contar con terminales muy ajustados en su precio, inferiores a 100 dólares (algo más de 70 euros). Teniendo en cuenta que el precio medio de los terminales de gama media y alta son de 332 dólares a nivel mundial y que éstos sólo suponen el 5% de las ventas para los operadores en todo el mundo, parece claro que los móviles baratos son el gran motor del sector, que además en algunos casos permiten a los operadores generar más ingresos que luego acaban invirtiendo en la mejora de las redes de banda ancha móvil, como el caso de Japón y el operador NTT Docomo y su desarrollo de la tecnología 4G Long Term Evolution.

Fabricantes como Nokia o Huawei han desarrollado terminales con buenas prestaciones a precios muy asequibles que permiten a los usuario huir de los prolongados contratos de permanencia que ofrecen los operadores en países como España. "Aquí el terminal no es gratis aunque lo parezca: lo pagamos con precios más caros en las llamadas y con contratos de permanencia de 18 o 24 meses. Eso no pasa fuera y allí el consumidor final es muy sensible al precio del aparato, como lo es al precio de la tarifa de datos. La subvención, además, engendra picaresca: muchos usuarios para renovar su terminal antes de que acabe el contrato amenazan con cambiar de operador", señala uno de los expertos citados en el artículo.

Escrito por Redacción

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
Comentarios
4 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    08 Feb, 11 12:11 pm

    Esto es lo que deberían hacer los OMV rollo Pepephone o Simyo, tener smartphones baratos, pero que sean eso, teléfonos avanzados y no ladrillos para mandar sms y llamar. Por ejemplo tengo un huawei Ivy que está bastante chulo y es Android y barato

  2. whitelight 08 Feb, 11 12:52 pm

    ya bastante tienen con tener llamadas “baratas” (lo digo asi porque para unos es rentable pero para otros no xD, porque quien hace llamadas largas…)

  3. Anónimo
    Usuario no registrado
    08 Feb, 11 1:28 pm

    En cuanto entre en vigor la ley de permanencia máxima de 12 meses, me gustará ver los precios de los terminales tipo smartphone que ofrecen las tres grandes operadoras!!! xDDDDD

    Por otro lado, jamás entendí porqué cada vez los terminales son más complicados. (me refiero a la gama baja).
    Mucha gente (no personalmente, pero sí por personas cercanas), buscan algo sencillo para llamar y mandar SMS.. Algo que con los años ha ido desapareciendo, complicando todo el sistema con accesos directos a internet, y cosas superfluas.