Los operadores podrían comprar un sistema operativo para competir con Android y Apple

Los grandes operadores de telefonía móvil en Europa se plantean su estrategia a medio plazo para responder al gran poder que están adquiriendo tanto Apple con su iPhone y Google con sus terminales Android. Entre sus propuestas estaría la adquisición de un sistema operativo para poder competir con dichas compañías estadounidenses.

A través de Expansión.com conocemos una serie de hipotéticas alternativas que estarían manejando los grandes europeos de nuestro continente para contrarrestar la hegemonía cada vez mayor que están logrando Apple y Google en el sector de los smartphones y consecuentemente, en banda ancha móvil.

Ya desde el mes de octubre, Vodafone, Telefónica, Telekom, Orange y Telecom Italia se reunieron para debatir sobre las posibles medidas a adoptar en el sector ante el enorme crecimiento de dichas plataformas, encaminadas a la creación de un "duopolio de facto" en smartphones y otros dispositivos como por ejemplo las emergentes tabletas. Además, copan el mercado de las tiendas de aplicaciones y el inminente pago a través del terminal móvil gracias a la tecnología NFC (incluida ya por el Nexus S).

Una de las primeras medidas tomadas por los operadores fue crear un grupo de expertos encargado de vigilar el sector de los sistemas operativos móviles para constatar si Apple o Google adoptan prácticas anticompetitivas y acudir a la Comisión Europea si son detectadas. Asimismo, propusieron que estos gigantes pagasen por el elevado consumo que sus terminales hacen de sus redes de banda ancha móvil.

Pero la más llamativa de las opciones que ha llegado a manejar este grupo de compañías ha sido la creación de un sistema operativo propio para competir con Android e iOS. En un principio se manejó la posibilidad de comprar Palm para adoptar su sistema operativo webOS, pero tras la compra por parte de HP se esfumó esta opción. De ahí parece que ha cobrado más fuerza apoyar con mayor intensidad a alguno de los sistemas operativos alternativos.

En la actualidad esta opción pasaría por volcarse con Windows Phone 7 -también de una compañía estadounidense como es Microsoft-, la próxima plataforma de Intel y Nokia, MeeGo o Limo. La competitividad entre los fabricantes para apoyar MeeGo o la desconfianza ante el sistema operativo de Microsoft hace que estos planes estén muy en el aire. Habrá que permanecer atentos a las novedades en este sector, aunque los operadores poco pueden hacer dado que por ahora el poder de Apple y Google parece incontestable.