Sony culpa a los juegos para móviles del fracaso en ventas de PS Vita

Sony culpa a los juegos para móviles del fracaso en ventas de PS Vita

Redacción

Sony ha vuelto a defender su última apuesta en el sector de las portátiles, PS Vita. La compañía admite que no ha vendido tanto como esperaba pero que gran parte de culpa la tiene el auge de los juegos gratuitos para smartphones.

PS Vita ha logrado por méritos propios situarse como uno de los grandes fiascos de la industria del videojuego en los últimos años. Se trata de una portátil de gran capacidad técnica pero cuyas ventas han sido muy inferiores a las deseada por Sony. Según los últimos datos recogidos por VGChartz, hasta el momento ha vendido 5,7 millones de unidades, una cifra muy alejada de los 34,2 millones de Nintendo 3DS, su gran rival, vendidas hasta la fecha.

Por primera vez desde que lanzase la portátil sucesora de PSP (consola cuyas ventas han sido incluso mejores que las de PSV este año), la firma nipona ha admitido el daño que les ha inflingido la aparición de juegos en los dispositivos móviles. Suhei Yoshida, máximo responsable de Sony Worldwide Studios, reconoció que «el daño de los móviles a las consolas portátiles ha sido mucho, no hay ninguna duda».

Yoshida señaló que la intención de su compañía era contrarrestar el efecto de los smartphones con un hardware de grandes prestaciones y un precio al que consideró idóneo (250 dólares). En cambio, ahora admite que la gente ya pagó una importante cantidad por sus móviles y no están dispuestos a invertir más dinero en nuevos equipos. «Para poder jugar a juegos en sus smartphones, el incremento de la inversión es prácticamente cero. Es muy difícil competir con un precio cero, que es también la razón por la que el modelo free-to-play (F2P) tiene sentido para los jugadores ocasionales», razonó.

«Lo importante es ofrecer juegos y experiencias geniales», añadió Yoshida. Sin embargo, en esta última frase parece residir el gran obstáculo que ha impedido el despegue de su consola, y es que PS Vita, a pesar de ser un equipo genial, cuenta con un catálogo mínimo y poco atractivo para los usuarios. De nada sirve tener el mejor hardware si no tienes software de calidad con lo que explotarlo y antecedentes de este problema en la industria ya hay varios.

Si además vemos cómo Nintendo 3DS arrasa aunque se trate de otra portátil que también compite con los juegos para móviles y tablets, el argumento queda completamente vacío. Así pues, Sony debería mirar a su propia estrategia en lugar de centrarse en problemas ajenos. La consola ya ha sido rebajada pero el catálogo que tiene hasta el momento no parece suficientemente atractivo, por lo que sus bajas ventas seguirán repitiendo por un tiempo indeterminado. Quizá el lanzamiento de PlayStation 4 y su interacción con la portátil puedan ayudar a que ésta remonte el vuelo.