La CMT busca bajar el precio del ADSL indirecto

La CMT busca bajar el precio del ADSL indirecto

Redacción

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha presentado su propuesta para revisar a la baja los precios de la oferta mayorista de acceso indirecto. De este modo el regulador busca aumentar la competencia en el sector y que los alternativos puedan hacer ofertas más competitivas.

Desde julio del pasado año está en funcionamiento NEBA, la nueva oferta mayorista de acceso indirecto que permite a las compañías llegar a todo el territorio español y ofrecer su ADSL a través de la red del operador incumbente (Movistar). Para ello, a diferencia de las anteriores modalidades, GigADSL y ADSL-IP, ofrece una mayor flexibilidad para que los alternativos configuren sus ofertas comerciales tanto de ADSL como de conexiones de fibra.

La CMT es quien marca los precios que los alternativos han de pagar a Movistar por el alquiler de sus líneas. El regulador establece distintos precios si se trata de acceso a través de red de cobre o de fibra, siendo la propuesta de 6,5 euros mensuales en caso de la primera de éstas y de 20 euros en caso de tecnología FTTH. Esto supone una reducción del 14% en fibra sobre los precios propuestos inicialmente y del 3% en el acceso naked (acceso sin servicio telefónico asociado), manteniéndose la cuota mensual en cobre como hasta ahora.

Igualmente, cabe reseñar que con NEBA las compañías también contratan un determinado ancho de banda a Movistar en función de las necesidades que prevean afrontar en las distintas zonas donde prentenden operar. Los 3 niveles básicos de servicio son Best Effort (para el acceso común en segmento residencial), Oro (para el sector empresarial) y Real Time (idóneo para servicios de telefonía IP). Los precios propuestos para éstos son de 21,82, 25,09 y 28,37 euros respectivamente en función de cada Mbps.

Se trata, por tanto, de una rebaja importante en estos precios dado que la medida que se aprobó de forma cautelar en julio de 2012 era hasta un 33% más cara, por ejemplo, en el caso de Best Effort. Ahora han de ser los operadores quienes expresen durante los próximos 20 días su opinión respecto a la propuesta del regulador, que se encargará de aprobarlos teniéndo en cuenta los distintos puntos de vista y enviarlos a la Comisión Europea.

¿Servirá esta propuesta para dotar de más competitividad al mercado de la banda ancha española? ¿Empujará NEBA a los operadores alternativos a invertir en redes de fibra óptica tal y como se propone?