¿Prohíbe la UE usar WhatsApp? Por el momento recomienda Signal en su lugar

WhatsApp no es segura. O al menos no lo ha sido durante los últimos años, ya que a través de sus múltiples vulnerabilidades ha sido posible hackear a cientos de personalidades importantes del mundo, incluyendo a políticos, diplomáticos, o al propio Jeff Bezos, desencadenando la información obtenida en su divorcio. Por tanto, ahora la Comisión Europea ha prohibido su uso.

Así se lo ha comunicado la Comisión a todos sus trabajadores, donde han ordenado a sus trabajadores que pasen a utilizar Signal, la aplicación cifrada de mensajería que ya ha superado los 10 millones de usuarios.

Signal es más segura y de código abierto

Signal es una de las pocas aplicaciones de mensajería que se puede decir que es realmente segura. Su protocolo de seguridad cifra los mensajes de extremo a extremo, y no guardan metadatos de a quién se envían mensajes, ni tampoco hay copias de seguridad en la nube sin cifrar como sí hace WhatsApp en ambos casos. Además, es de código abierto, a diferencia de WhatsApp, de manera que es posible descubrir las posibles vulnerabilidades mucho más rápido. Así, podemos saber cómo funciona WhatsApp, pero no conocemos su código fuente ni posibles puertas traseras camufladas como vulnerabilidades.

signal whatsapp ue

Es esta seguridad la que está haciendo que cada vez más personas se pasen a esta aplicación, y no es raro que las instituciones decidan utilizarla por su robustez. La UE desaconseja a partir de ahora la utilización de WhatsApp, iMessage y cualquier otra alternativa que no sea Signal, ya que esta última tiene todo lo que necesitan y es segura.

Signal fue fundada en 2013, y desde 2017 tiene el apoyo de Brian Acton, uno de los cofundadores de WhatsApp que ha aportado 50 millones de dólares para el desarrollo de la app tras la encarnizada batalla que tuvo con Facebook por la seguridad de WhatsApp.

La UE tiene miedo de que ocurran más hackeos a través de WhatsApp

La UE ha sido objeto de múltiples intentos de hackeo en los últimos años, y por ello anunciaron el pasado miércoles que están trabajando en crear una nueva guía de ciberseguridad para toda la Unión Europea. Además, van a crear una unidad de ciberseguridad conjunta para apoyar a los países miembros en el caso de que ocurra un ataque.

En la actualidad, los miembros de la comisión están obligados a utilizar emails cifrados para enviar información sensible y no clasificada. Para la información clasificada utilizan métodos de seguridad aún más estrictos para evitar cualquier posible filtración. Así, Signal pasará a ser usado para conversaciones entre los trabajadores y con personas ajenas a la institución, ya que para comunicaciones más sensibles seguirán usando mecanismos más seguros.

Curiosamente, políticos de la UE y de Estados Unidos han estado presionando a las aplicaciones de mensajería para que se les introduzca una puerta trasera para tener acceso a los mensajes cifrados. Las compañías han hecho caso omiso de estas peticiones de momento, ya que una puerta trasera pondría en riesgo a cualquier usuario de las aplicaciones.