WhatsApp vs Telegram: ¿cuál es mejor?

WhatsApp vs Telegram: ¿cuál es mejor?

Claudio Valero

Telegram irrumpió en nuestras vidas a finales de 2013, con una aplicación que quería destronar a WhatsApp como la más usada en el mundo al mejorarla en todos los aspectos. Cada año, Telegram ha ido añadiendo multitud de funciones hasta convertirse en, probablemente, la mejor aplicación de mensajería del mundo, de la que WhatsApp copia muchas funciones. Sin embargo, ¿cuál es más segura, Telegram o WhatsApp?

Según las últimas cifras oficiales de marzo de 2018, Telegram tiene 200 millones de usuarios, y la cifra actualmente podría ser perfectamente de 250 millones. WhatsApp, por su parte, al ser la primera en llegar, cuenta con 1.500 millones de usuarios según las últimas cifras publicadas en enero de 2018, y la cifra podría estar muy cerca ya de los 2.000 millones.

Como vemos, WhatsApp es al menos 7 veces más grande que Telegram en cuanto a usuarios se refiere, pero eso no implica que sea más segura. WhatsApp fue la primera en llegar, y muchos usuarios son reacios a cambiar de aplicación a pesar de que una sea mejor que la otra. Al final, siempre recurres a WhatsApp para hablar con alguien de primeras, ya que quien tiene Telegram también usa WhatsApp.

El cifrado: ¿qué aplicación los cifra mejor?

Hasta abril de 2016 había una respuesta muy clara: Telegram. Hasta esa fecha, WhatsApp no implementaba ningún cifrado en las comunicaciones, de tal manera que alguien conectado a nuestra red WiFi podía ver todo lo que escribíamos y enviábamos a través de la app móvil, e incluso podía modificar los paquetes para enviar otros mensajes.

Telegram incluyó el cifrado desde el principio, de tal manera que nadie podía interceptar los mensajes entre medias. WhatsApp se vio obligada a hacerlo porque tanto Telegram como Signal se estaban postulando como alternativas seguras. A partir de ahí, han ido copiando multitud de funciones (al igual que Telegram ha hecho), como los stickers, GIFs, gestos, enviar cualquier tipo de archivo, y otras muchas.

Sin embargo, hay diferencias entre el cifrado de cada una. WhatsApp usa el mismo sistema de Signal, que cifra los mensajes de punto a punto. Así, los mensajes se cifran en el dispositivo que lo origina, y se descifran en el que recibe el mensaje, de manera que nadie puede interceptarlos en el camino para leerlos.

En el caso de Telegram, utilizan el protocolo propietario MTProto, donde los mensajes normales se cifran entre el cliente y el servidor, y es en los chats secretos donde aplica el cifrado de punto a punto con claves privadas, como hace Telegram en todos sus chats. Este sistema es, al final, igual de seguro para los usuarios, ya que Rusia ha intentado bloquear la app en el país por no haberle cedido Pavel Durov las claves de cifrado que usan.

Un protocolo que ha sido continuamente revisado por expertos en seguridad para comprobar su protección. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Udine, en Italia, hablaba sobre el uso de MTProto 2.0 para analizar la solidez de autenticación, los chats, los chats encriptados de extremo a extremo.. Una investigación que pone a prueba a Telegram y su seguridad. Además, Telegram ofrece de forma pública su protocolo MTProto completamente documentado en el sitio web con el fin de que cualquier especialista pueda revisarlo y cualquier persona pueda comprobar si existen vulnerabilidades. Desde la app aseguran que, hasta el día de hoy, no existe ninguna forma viable de vulnerar el cifrado utilizado.

Además, Telegram usa una combinación de AES de 256 bits, RSA de 2048 bits e intercambio de claves Diffie-Hellman, que recibió en 2015 el premio A.M. Turing por el cifrado.

Protección de los chats en el móvil

WhatsApp incluyó hace tiempo la posibilidad de proteger el acceso a los chats mediante nuestra huella dactilar, de esta forma, nadie podrá entrar en la app de mensajería, aunque nuestro móvil caiga en sus manos.

Desde mucho antes de que WhatsApp introdujese esta opción en la aplicación de mensajería propiedad de Facebook, Telegram ya permitía la opción de proteger nuestras conversaciones a través de un código de acceso, sin embargo, resulta más seguro el uso de la huella dactilar que el de un código. Ahora Telegram también permite esta opción biométrica.

En cuanto a la verificación en dos pasos, ambas aplicaciones cuentan con la función y permiten una protección extra si alguien intenta robarnos la cuenta en una u otra.

WhatsApp usa los números de teléfono

A la hora de añadir a una persona en WhatsApp, necesitamos sí o sí su número de teléfono, que es el identificador único de cada cuenta. En el caso de Telegram, podemos dar el número o nuestro nombre de usuario en caso de no querer dar nuestro teléfono, lo cual favorece más la privacidad y la seguridad.

Los nombres de usuarios en Telegram permite que alguien te «agregue» como a una red social pero nunca sabrá cuál es tu número en realidad. Podemos añadir un nombre de usuario con longitud mínima de cinco caracteres, con letras de la a la z y números de 0 a 9. Además, podemos añadir a alguien a través de un enlace con nuestro nombre de usuario de forma sencilla e ideal para tiendas, empresas…

Nombre de usuario en Telegram - Configuración de privacidad

Los chats de WhatsApp pueden ser accedidos

Usar Telegram en PC es muchísimo más cómodo que con WhatsApp, ya que los mensajes se sincronizan con la nube independientemente del dispositivo desde el que estemos usando la app. Con WhatsApp, todo gira con respecto al móvil, y éste puede estar «durmiendo», los mensajes tardan en mandarse, se desconecta, etc.

Esto genera un problema clave en los chats. Mientras que los de Telegram están siempre cifrados en la nube de Telegram, los de WhatsApp no. WhatsApp usa Google Drive para la copias de seguridad de los chats, y esos archivos no están cifrados. Lo que está cifrado es lo que Google almacena en la nube, pero en el caso de que las autoridades se lo pidieran, Google podría entregar las claves de cifrado de esos chats y dárselos. Con Telegram no hay ninguna duda: nadie puede acceder a esos chats gracias al cifrado; ni siquiera la propia Telegram.

Telegram además introdujo hace unos días una función muy curiosa: la posibilidad de borrar unilateralmente todo el historial de mensajes que se tiene con una persona para no dejar rastro. Al tener ya casi seis años a sus espaldas, puede que haya mensajes de hace años que puedan usarse en tu contra. De esta forma, a no ser que alguien haya descargado el chat, nadie podrá usarlos en tu contra. E incluso descargándolos, éstos pueden modificarse y pueden no ser válidos.

Permisos: ambas apps requieren casi los mismos

En cuanto a permisos, encontramos que WhatsApp y Telegram necesitan casi los mismos para funcionar, con la ventaja de que Telegram no necesita el de los SMS si elegimos que nos envíen el código a través de otra sesión de Telegram que tengamos abierta (por ejemplo, en el PC). El único permiso obligatorio es el del acceso a los contactos, y el resto son opcionales, como el de almacenamiento, cámara, micrófono o ubicación.

Borrado de mensajes

Aunque se trata de una característica común, lo cierto es que hay ciertos detalles diferentes entre cómo funciona en WhatsApp y en Telegram. Nos referimos a la posibilidad de poder eliminar un mensaje enviado en un chat o grupo por equivocación. Si echamos la mirada hacia atrás, casi todos los usuarios de WhatsApp recordarán el momento de enviar un mensaje a quien no debían o en el chat equivocado. Esto suponía tener que asumir el error y pedir las disculpas correspondientes. Sin embargo, con el paso del tiempo hemos visto que la popular aplicación de mensajería añadía esta opción, pero con ciertas restricciones. Inicialmente tenía un periodo de tiempo más corto, pero actualmente es posible borrar un mensaje de WhatsApp hasta 1 hora después de haberlo enviado.

Por su parte, Telegram lleva permitiendo esta opción desde hace mucho tiempo y no establece ningún tipo de restricción, es decir, permite borrar un mensaje en cualquier momento, incluso mensajes recibidos, no solo los enviados como en WhatsApp.

Hay una diferencia entre ambos: cuando borras un mensaje en WhatsApp se queda el rastro y se verá un mensaje que indica «Eliminaste este mensaje». En Telegram si eliminas el mensaje desaparece el mensaje por completo, nadie sabe que lo has mandado.

Otras funciones: Telegram tiene muchos «secretos»

Más allá del cifrado o poder proteger los chats, tenemos que Telegram permite opciones adicionales en los chats secretos, como poder usar el teclado en modo incógnito para que no recopile datos de uso, o la protección ante capturas de pantalla, dos características que no están disponibles en la app de mensajería propiedad de Facebook, al menos hasta el momento.

Además, Telegram recopila menos metadatos que WhatsApp (supuestamente), ya que WhatsApp obtiene datos como historial de uso, dirección IP, desde qué operador te has conectado, ubicación, etc. Esto ya entra más en el campo de la privacidad que el de la seguridad, pero son aspectos a tener en cuenta.

Autodestruir mensajes

Hay que destacar también la opción que ofrece Telegram de autodestruir mensajes, algo posible en los chats secretos de la aplicación de mensajería y que no encontramos disponible en WhatsApp. Algo similar ocurre con la opción de autodestrucción de cuenta, ya que Telegram cuenta con esa función en el caso de que nuestra cuenta esté inactiva durante un buen tiempo, y que sin embargo, tampoco es algo que esté disponible en WhatsApp.

Telegram permite que creemos una conversación secreta. Basta con darle al icono para crear una nueva conversación y tocar en «Nuevo chat secreto«. En este chat podemos elegir un tiempo de autodestrucción de los mensajes y nadie puede hacer captura de pantalla de lo que se habla. Los mensajes desaparecen en unos segundos o varios minutos para que no quede ningún rastro de la conversación. También las fotografías, los vídeos. Todo desaparece y no puedes guardarlo ni hacer captura de pantalla.

Conclusión: los chats de WhatsApp son más seguros

El hecho de que todos los mensajes de WhatsApp estén cifrados de punto a punto es una muestra de que nadie va a poder interceptarlos. En el caso de Telegram también son seguros, pero están cifrados entre el servidor y el usuario, teniendo que recurrir a los chats secretos para algo que WhatsApp ofrece en todos los chats. El problema es que, si Telegram ofreciera esto en todos los chats, éstos no estarían disponibles en todas las plataformas.

Por ejemplo, si enviamos un mensaje secreto de nuestro móvil a otro móvil, ese chat no podemos verlo desde el ordenador, ya que la clave de cifrado solo está disponible entre los receptores. En el caso de WhatsApp, los mensajes ya descifrados se mandan por HTTPS al navegador web o al ordenador. y te avisa en el móvil cuando hay una sesión activa en otro dispositivo: algo que no ocurre con Telegram.. Esto ofrece otra ventaja para Telegram, ya que permite editar los mensajes en lugar de solo eliminarlos como permite WhatsApp.

Si sacrificamos esta función, tenemos que Telegram es mejor a cambio de ofrecer la comodidad de usarlo en cualquier plataforma. Si solo lo usas en el móvil, WhatsApp es más seguro.

Y si no me gusta ninguno… otras alternativas

Si estás buscando alternativas a WhatsApp, las hay y no son pocas. Así que repasamos cuáles son los principales servicios de mensajería instantánea que rivalizan con WhatsApp, y cuáles son las ventajas que nos pueden ofrecer.

Aunque WhatsApp es líder a nivel mundial, existen decenas de aplicaciones alternativas para la mensajería instantánea. Y todas ellas parten sobre lo mismo: chat de texto, voz e incluso videollamada. Pero a partir de esta base, luego hay funciones exclusivas, interfaces muy distintas, una base de usuarios mayor o menor, y diferentes herramientas enfocadas a la seguridad o la privacidad. Las que seleccionamos en este artículo son las mejores alternativas a WhatsApp que vamos a encontrar este año, todas ellas gratis.

Facebook Messenger

Messenger es el sistema de mensajería instantánea, el chat, de Facebook. Hace tiempo que se volvió independiente, y es uno de los más importantes en todo el mundo. En lo básico es como WhatsApp, pero cuenta con ventajas como el modo oscuro o el uso sin conocer el número de teléfono. También tiene algunos minijuegos que podemos compartir con nuestros contactos, y opciones exclusivas como los ‘saludos’, entre otros.

Es una excelente aplicación de mensajería instantánea, probablemente incluso mejor que WhatsApp. El problema es que, si estamos buscando alternativas a WhatsApp, probablemente sea porque queremos escapar de las ‘redes’ de Facebook y el control de datos de la compañía de Mark Zuckerberg. Si es así, evidentemente deberíamos descartar esta aplicación antes que cualquier otra de las que hablamos en este artículo.

Duo y Meet, aplicaciones de Google

Duo está preinstalada en cualquier dispositivo Android aunque también funciona con Windows, con iOS o incluso sin instalar desde su versión web. Es gratuita, multiplataforma y podemos hacer videollamadas con más de diez personas. En total, permite hasta 12 contactos por cada videollamada. Nos permite añadir todo tipo de efectos y filtros por lo que es una alternativa divertida y entretenida aunque quizá no cumple tantas funciones como WhatsApp más allá de hacer las videollamadas y no tanto como app de mensajería.

Meet también es una herramienta de Google y permite hasta 100 participantes. Es gratuita, multiplataforma y permite enviar documentos y archivos así como mostrar o compartir la pantalla así que es una solución recomendable como alternativa a WhatsApp para trabajadores.

google-duo.jpg

Skype

Skype sí es la gran alternativa a WhatsApp como aplicación de mensajería, pero también para videollamadas si buscaos algo multiplataforma. Está disponible en versión web, pero también en Android, en iOS, en MacOS, en Windows… Podemos llamar hasta a 10 usuarios por videollamada o hasta 25 por llamada de voz y nos permite unirnos sin necesidad de registrarnos ni de instalar nada.

Es una de las grandes alternativas si tu idea es ver a las personas con las que vas a hablar, pero también nos permite chatear a través de mensajes, enviar todo tipo de contenidos y archivos desde cualquier plataforma, etc.

skype.jpg

LINE

Encuestas, chats con más participantes… Todas parten sobre la misma base y comparten la mayoría de funciones, y luego tienen sus particularidades. LINE nos deja hacer encuestas en los chats, por ejemplo, para programar mejor nuestros planes con amigos. Y nos da opciones que no tiene WhatsApp como las videollamadas con hasta 200 personas al mismo tiempo. Y tiene también un Timeline que funciona de forma parecida a una red social, además de las funciones de mensajería instantánea.

Otra característica es Keep, enfocada a permitirnos guardar cosas importantes para más adelante y que no se nos olviden o las perdamos entre las conversaciones. También tenemos la opción de llamar a números de teléfono que no tengan LINE con tarifas especiales de forma internacional, entre otras características exclusivas.

WeChat

¿Quieres jugar con tus amigos? En WeChat podemos crear conversaciones de 500 participantes como máximo, y tenemos ‘Stories’ que duran 24 horas de la misma manera que en Instagram… o en los Estados de WhatsApp. Aquí hay cuentas oficiales que se dedican a la distribución de información, de un tipo o de otro, y podemos enterarnos de los artículos populares entre nuestros contactos. Además, hay juegos, que es algo que no tenemos disponible en WhatsApp.

Una alternativa a WhatsApp más, con sus particularidades, y en este caso de origen chino. Aunque en WhatsApp se espera que se implementen próximamente, en WeChat ya hay implementado un sistema que permite hacer pagos entre los contactos. Ideal cuando salimos a cenar varios, por ejemplo, y queremos hacer cuentas después de haber pagado uno solo lo de todos los demás.

Signal

Máximo secreto sobre tus conversaciones. De nuevo, una aplicación que nos permite programar la ‘caducidad’ de nuestros mensajes. Los mensajes se autodestruyen si nosotros queremos, y estamos protegidos por su sistema de cifrado de extremo a extremo. Entre sus particularidades está que se trata de una aplicación de código abierto, o que es la aplicación de mensajería instantánea recomendada por Edward Snowden, quien filtró las prácticas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

En lo básico es idéntico a WhatsApp, aunque con una interfaz diferente. Y en las medidas de protección, de seguridad o de privacidad, tampoco difiere con respecto a lo que nos ofrece Telegram. Además, lo cierto es que se queda algo por detrás de Confide, que abordamos a continuación, y que ofrece una capa adicional de protección sobre nuestros mensajes para evitar que nadie los pueda leer si no queremos.

Confide

Confide es la única de todas estas apps de mensajería instantánea que oculta los mensajes incluso en la pantalla. Tenemos que pulsar sobre los mismos para poder leerlos, porque sino tan solo se verán ‘barras’ de color gris. Además, tiene cifrado de extremo a extremo, y tiene el mismo sistema de mensajes que se autodestruyen. Aunque nuestros datos pasan por sus servidores, se borran automáticamente al leerlos y, además, no pueden ser revelados por el cifrado de punto a punto.

En lo básico, de nuevo, una aplicación básica de mensajería instantánea que nos permite compartir archivos, crear conversaciones en grupo y enviar contenidos multimedia a cualquiera de nuestros contactos. No tiene una cifra extraordinaria de usuarios, pero si buscamos la máxima privacidad es probable que esta aplicación sea la opción que debamos escoger de entre todas las que hemos revisado en este artículo.

8 Comentarios