Tor cierra casi mil de sus servidores: ¿qué ha pasado?

Redes

El proyector de Tor es uno de los más importantes de Internet, ya que permite navegador anónimamente a través de Internet, además de acceder a enlaces de la Deep Web. Sin embargo, esta semana la red Tor ha perdido casi mil servidores, lo que supone el 13,5% del total de los que usan.

812 nodos de Tor, cerrados por no ser seguros

En concreto, la red ha eliminado 750 servidores que hacían de intermediarios enviando tráfico entre otros nodos (llamados middle relays), además de otros 62 nodos de salida (exit relays). Esto supone en torno al 13,5% de los más de 6.000 servidores que conforman la red de Tor en la actualidad.

tor

El motivo para haber dejado de usarlos es que éstos están utilizando versiones antiguas y no seguras de Tor. El plan arrancó en septiembre, cuando el equipo de Tor envió emails a los propietarios de 1.276 servidores de Tor que estaban usando versiones EOL, o End-of-Life, y que ya no eran seguras. De ellos, en torno a 450 actualizaron sus servidores, pero el resto no lo hicieron.

Instalar las actualizaciones de Tor es muy importante, ya que el equipo está mejorando continuamente su seguridad. Algunos investigadores de seguridad se quejan de que los dueños de estos servidores dejen de lado las actualizaciones de estos servidores, lo cual por desgracia afirman que se da mucho en la industria. La costumbre es no hacer nada hasta que llegan los problemas u ocurre cualquier fallo.

Los nodos son el elemento clave que hace a la red Tor tan robusta y segura

Los nodos intermediarios de Tor son un elemento vital para el funcionamiento de esta red. Gracias a ellos, el tráfico pasa cifrado y anonimizado por toda la red. Todo el tráfico pasa al menos por tres nodos antes de llegar a su destino. Los nodos intermediarios son los que están accesibles por los usuarios y que el navegador Tor puede ver. Las direcciones IP de estos nodos no aparecen como el origen del tráfico, por lo que cualquier persona puede tener su propio nodo y estar tranquilo de que su dirección IP real no va a ser asociada a actividades ilegales en la red.

Para “salir” de la red Tor, el tráfico tiene que pasar por un nodo de salida. Estas direcciones IP sí que se interpretan como la fuente del tráfico, pues es si dirección IP la que ven los destinatarios de la información, como una página web. Quienes gestionen estos nodos de salida deberán estar preparados para recibir denuncias, reclamaciones de copyright, e incluso investigaciones de autoridades como el FBI.

Además de estos dos nodos, también están los puentes. Mientras que los nodos intermediarios y los de salida son públicos y sus direcciones IP son conocidas, los puentes no están listados públicamente, lo que permite usar la red Tor en países que imponen censura en Internet, como China, que bloquea las direcciones IP de los nodos públicos.

Escrito por Alberto García

Fuente > ZDNet