La CNMC insiste en que las cabinas son una ruina y pide revisar la obligación de mantenerlas

La cabinas se resisten a morir en España. Cuando parecía que las cabinas iban a desaparecer en 2019, el Gobierno decidió salvar este servicio sobre la bocina. Estaba previsto que el pasado 1 de enero empezarán a desaparecer de forma progresiva las 16.600 cabinas telefónicas que hay en España de las que 12.000 ya no son rentables. De hecho, en la mitad no se realizó ni una llamada en 2018. Ahora, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC por sus siglas, insiste en que las cabinas son una ruina y pide revisar la obligación de mantenerlas.

El servicio universal garantiza una serie de servicios en toda España y está amparado por la Ley General de Telecomunicaciones. Sin embargo, con el paso de los años, algunos de estos servicios ya no tienen sentido y menos lo tiene obligar a su mantenimiento cuando nadie los utiliza. Por esa razón, con la llegada de 2019 dijeron adiós al servicio de consulta sobre números de abonado (11811 y similares). Sin embargo, nadie entendió que no se tomara la misma decisión con las cabinas.

Este servicio garantiza:

  • El derecho de conexión a la red telefónica pública desde una ubicación fija que permita el acceso funcional a Internet y al servicio telefónico disponible al público.
  • El derecho a disponer de guías y servicios de consultas de abonados.
  • Los teléfonos públicos de pago (cabinas).
  • Las tarifas y condiciones especiales para usuarios con discapacidades y con necesidades específicas.
  • La gratuidad de las llamadas a los servicios de emergencia y el servicio de consulta telefónica sobre números de abonado.

Las cabinas son una ruina: La CNMC pedirá revisar la obligación de mantenerlas

Ahora, en un informe elaborado a petición de la Secretaría de Estado para el Avance Digital (SEAD), la comisión ha analizado la situación de los diferentes elementos encuadrados dentro del servicio universal para determinar en qué casos su prestación podría no quedar asegurada mediante el libre mercado.

cabina telefónica madrid

Sobre las cabinas, la CNMC vuelve a explicar que se ha reducido drásticamente su uso y su número, junto con los ingresos unitarios por cabina. Siguiendo la tendencia de otros países como Francia, Bélgica, Dinamarca y Estonia, junto con la actual regulación del Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas, pide que se revise la obligación de la prestación de este servicio como parte del servicio universal.

¿Entendéis que en pleno 2019 sigan manteniéndose las cabinas con la cobertura 4G y la cantidad de smartphones disponibles?