El último parche de seguridad de Windows 10 está ralentizando ordenadores

El último parche de seguridad de Windows 10 está ralentizando ordenadores

Alberto García

Microsoft sigue siendo Microsoft. Cada mes, sus parches y actualizaciones para Windows 10 generan algún tipo de fallo o problema a algunos usuarios. De hecho, hay algunos fallos que ya están confirmados que van a ocurrir con May 2019 Update, y ahora encima la compañía se ha reafirmado y ha recordado que estos fallos no van a arreglarse.

El parche KB4493509 genera problemas en Windows 10

En primer lugar, Microsoft ha recordado que los juegos que no tengan actualizado su sistema antitrampas van a dar pantallazos azules a quienes intenten jugarlos. Esto es debido a que han cambiado la forma en la que estos programas interactúan con el sistema, limitando su acceso. Este fallo no se va a arreglar por parte de Microsoft, ya que son los creadores del software antitrampas los que tienen que adaptarse a los cambios de Windows 10.

windows 10 error

Por otra parte, Microsoft ha reconocido dos fallos presentes en las actualizaciones KB4493509, a pesar de que los usuarios están reportando otros muchos. En concreto, los usuarios afirman estar teniendo cuelgues y congelaciones en el sistema, además de que el ordenador les carga más lento. Por ejemplo, al hacer click derecho notan que las acciones tardan mucho tiempo en llevarse a cabo.

Los usuarios afectados consiguieron arrancar el ordenador en modo a prueba de fallos, desinstalaron la actualización, y el ordenador volvió a funcionar correctamente. La propia Microsoft ha reconocido fallos similares en Windows 7 y Windows 8.1, pero no han reconocido los fallos presentes en Windows 10.

El de Windows 7 y Windows 8.1 también genera problemas

El parche que han recibido ambos sistemas para solucionar los fallos (KB4493472 y KB4493448 en Windows 7, y KB4493446 y KB4493467 en Windows 8.1) también está generando fallos a los usuarios que tienen instalado el antivirus de Sophos en sus ordenadores. En el caso de que se tenga instalado, el ordenador se cuelga y obliga a reiniciar. Estos parches han sido ya retirados y han bloqueado la actualización si detectan que el antivirus está instalado.

Por ello, lo único que pueden hacer los usuarios actualmente es desinstalar el parche KB4493509 accedieron a través del modo seguro, y evitar que el sistema la instale posteriormente hasta que Microsoft lance un nuevo parche o retire este.

Actualizar Windows 10 sigue siendo un auténtico deporte de riesgo. Primero con la actualización mensual, que te puede ocasionar problemas de ralentización y rendimiento. Y luego, a finales del próximo mes de mayo, cuando vayamos a ejecutar un juego antiguo que no tenga actualizado el programa antitrampas y nos encontremos con un pantallazo azul.