Razón por la que ya no tenemos que preocuparnos de dañar los USB al retirarlos en Windows 10

Desde hace ya mucho tiempo, una de las recomendaciones que hemos venido escuchando en Windows a la hora de tratar con dispositivos de almacenamiento USB, es que los retiremos siempre de forma segura para que así no puedan resultar dañados, ni el dispositivo como tal, ni los datos almacenados.

Mucha gente hace caso omiso de esta advertencia, mientras que otros muchos lo respetan por seguridad. Y es que desde la llegada de las unidades USB, se nos ha advertido de que es necesario desconectarlas de forma segura utilizando el correspondiente método en Windows, todo ello en lugar de simplemente tirar de las mismas directamente desde el puerto, pero la cosa está cambiando.

Decimos esto debido a que en Windows 10 October 2018 o versión 1809, Microsoft está cambiando la configuración predeterminada que se aplica a las mencionadas unidades USB y otros medios extraíbles. El cambio significa que la política predeterminada que se aplica a estos dispositivos de almacenamiento extraíbles ha cambiado, pasando al modo de «Extracción rápida» en lugar del de «Mejor rendimiento» que se usaba anteriormente, por lo que ahora podremos extraerlos directamente.

USB arranque de Windows

Los dispositivos USB ya no se pueden dañar al extraerlos en Windows 10

Este es un cambio que Microsoft ha ido introduciendo a medida que se ha ido lanzando la actualización de October 2018 Update, en la que Microsoft explica que Windows 10 define dos políticas en este sentido, la de “Eliminación rápida” y “Mejor rendimiento”. Estas controlan la forma en la que el sistema interactúa con los dispositivos de almacenamiento externos como las unidades USB, por lo que a partir de la versión 1809, la política predeterminada es de “Eliminación rápida», al contrario que antes.

De este modo y con la política de “Eliminación rápida” activada por defecto, ya no es necesario llevar a cabo el conocido proceso de expulsar con seguridad, aunque eso sí, es posible que se produzca un ligero descenso en el rendimiento del dispositivo. Y es que esta es una buena noticia, especialmente si tenemos en consideración en extendido uso que desde hace años se viene haciendo de este tipo de periféricos USB que usamos para transportar archivos y carpetas de manera masiva de un equipo a otro.

Por ello y debido a que en muchas ocasiones estos productos se usan para aumentar nuestra productividad en una oficina, por ejemplo, muchos usuarios a lo largo de los años no han tomado las debidas precauciones a la hora de desconectar estos USB, con los riesgos que ello conllevaba desde el punto de vista de Microsoft, de ahí el cambio implementado.