La actualización 19H1 de Windows 10 puede representar un problema para Microsoft

El pasado año 2018 no ha sido un buen año para todo el ecosistema Windows 10 de Microsoft, en gran parte debido a los múltiples, algunos de ellos muy graves, problemas detectados por parte de algunos usuarios en la actualización October 2018 Update del sistema.

Como recordaréis, inicialmente incluso llegó a borrar datos personales de algunos usuarios, entre otros fallos que con el paso de los días se fueron conociendo, por lo que a firma decidió retirarla temporalmente, durante más de un mes. Sin embargo esto es algo que ya ha sido en gran medida superado, ya que desde hace un tiempo no se ha vuelto a reportar problema alguno con la versión 1809 de Windows 10, al menos grave.

Sin embargo, a pesar de todo ello, los usuarios siguen desconfiando, como ya os dimos a conocer hace solo unos días, por lo que la mayoría de ellos siguen trabajando en sus equipos con la anterior versión, la 1803 o April 2018 Update con alrededor de un 80% de penetración de mercado en estos momentos.

Por todo ello, este es un hecho que puede convertirse en un grave problema para la propia firma de Redmond, ya que siguen pasando las semanas de este año 2019, y cada vez está más cerca la presentación oficial de la primera de las actualizaciones que se tienen previstas para este año, la que de momento se conoce como la 19H1. De hecho esta es una nueva versión de Windows 10 que se espera que se empiece a enviar a partir del próximo mes de marzo, para lo que quedan poco más de 2 meses.

Windows 10

Microsoft puede tener un problema con la primera gran actualización de Windows 10 de 2019

Teniendo en cuenta que en estos momentos la penetración de mercado de la October 2018 Update no llega ni al 10% de penetración, es más que previsible que muchos millones de usuarios estén preparados para recibir la 19H1 sin aún haber aceptado la instalación de la October 2018. Quizá sea esta una de las razones por las que la propia Microsoft en estos momentos está empezando a actualizar de manera automática los equipos compatibles de muchos de sus clientes, como ya os informamos esta semana.

Ahora bien, visto lo visto y tras lo sucedido con la comentada y, para algunos, desastrosa October 2018 Update, la pregunta que seguro se están haciendo desde Redmond, es hasta qué punto los usuarios van a aceptar de buen grado instalar la 19H1 cuando sea enviada en solo unas semanas.

Y es que al mismo tiempo hay que tener en cuenta que este apartado de las actualizaciones de Windows 10, ha sido uno de los que más quebraderos de cabeza ha dado a Microsoft casi desde los inicios del sistema en el verano de 2015, problemas que se han ido acrecentando y acumulando. Así, a las puertas de una nueva actualización, y con los usuarios desconfiando de estas, funcionando la mayoría con una versión de Windows 10 que va a cumplir un año, ese es el camino totalmente contrario al que pretendía seguir Microsoft desde que lanzó Windows 10, tendencia que le va a costar solucionar.

¿Tenéis planeado instalar la 19H1 de Windows 10 cuando llegue a vuestros equipos en unas semanas?