Intel desarrolla MESO: el futuro de los procesadores que consumen 30 veces menos

Ciencia

El límite físico de lo pequeño que se puede hacer un transistor está a la vuelta de la esquina. Un átomo de silicio mide unos 0,2 nm de diámetro, y son necesarios varios de ellos para crear un transistor. Suponiendo que el límite físico esté en torno a 1 o 2 nm, se ve claramente que hacen falta alternativas. Por ello, Intel está investigando MESO como sustituto de los transistores actuales.

MESO: el sustituto de Intel para los transistores CMOS

Los ordenadores cuánticos, aunque más potentes y capaces de procesar más información que los actuales, están todavía en una fase embrionaria y requieren condiciones muy específicas para operar. Por ello, Intel está desarrollando la tecnología MESO para sustituir a la tecnología actual.

intel mesoLa investigación ha sido llevada a cabo por investigadores de Intel, de la Universidad de California en Berkeley, y el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, donde han publicado en la revista Nature un estudio titulado “Scalable energy-efficient magnetoelectric spin-orbit (MESO) logic”.

En él, los científicos explican cómo los dispositivos basados en MESO tienen potencial para reducir el voltaje un 500% frente a los que usan tecnología CMOS (complementary metal-oxide-semiconductor). Con esto, se consigue aumentar la eficiencia energética entre 10 y 30 veces cuando se combina con un modo de ultra bajo consumo. Gracias a ello, un chip de 14 nanómetros podría alojar 10 veces más transistores sin que el consumo aumentase.

MESO usa componentes cuánticos, y podría llegar a nuestros ordenadores en una década

Mientras que Intel sigue investigando y avanzando para reducir el tamaño de los transistores CMOS, esto no deja de ser una evolución. Con MESO, Intel busca encabezar una revolución en los procesadores que usamos a diario, pudiendo ser lanzados los basados en MESO al mercado en algún momento de la próxima década.

Intel ha desarrollado ya un prototipo basado en MESO que usa materiales magnetoeléctricos y cuánticos a temperatura ambiente para producir efectos de transducción de espín-orbital, siendo la temperatura ambiente un requisito importantísimo de cara a implementarlo en productos comerciales que puedan ser usados por todo el mundo. En los procesadores actuales, los transistores modifican los electrones dentro de un semiconductor, dando un valor de 0 o 1. En el caso de MESO, los estados del espín a la hora de girar arriba y abajo son los que determinan el estado binario.

De momento no deja de ser una muestra de lo que es posible y de la innovación que puede llegar a la industria. Para implementarlo en productos comerciales primero es necesario desarrollar nuevos materiales y técnicas. Nuestros ordenadores operan normalmente a 3 voltios, y los dispositivos que proponen los investigadores funcionan a 100 milivoltios. Por ello, es necesario entender la física que hay en torno a estos procesadores y pensar cómo va a funcionar todo lo que tiene que operar en torno a ellos.

Escrito por Alberto García

Fuente > Universidad de Berkeley