Estas aplicaciones saben incluso si han editado un solo pixel de una imagen

Software

Años atrás era complicado modificar fotos y vídeos, pero ahora cualquiera lo puede hacer con una simple aplicación en su teléfono inteligente y en apenas unos segundos. Y la inteligencia artificial tiene buena parte de la ‘culpa’. Gracias a la misma son posibles los ‘deepfake’vídeos falsificados, pero que parecen reales. Y que, como es evidente, suponen un riesgo mucho mayor que las noticias –e información- falsas en texto.

En estos momentos existen ya dos empresas con apps de cámara que sirven para tomar fotografías ‘certificadas’ desde el propio teléfono inteligente. Cada una de ellas tiene sus características particulares, pero parten sobre la base de un algoritmo patentado y diseñado para verificar la autenticidad de una fotografía desde el momento en que se toma. Esto sirve, por ejemplo, para que empresas de belleza y salud puedan demostrar la autenticidad de las fotografías del ‘antes y después’ cuando llevan a cabo campañas de publicidad. Tiene muchos otros usos, y la intención de ambas empresas es que esto se convierta en un estándar, y su tecnología la adopten terceros: Google y Apple –para las cámaras de Android y iOS-, Facebook, Instagram…

Esta tecnología detecta cualquier modificación sobre una fotografía o vídeo, por muy pequeña que sea

Como señalan, la mayor parte de los contenidos que vemos en Internet se toman con dispositivos móviles; así que, en tanto que esta tecnología se puede incorporar en una amplia variedad de sistemas, se trata de una solución bastante buena. Esta tecnología, que certifica la autenticidad de las fotografías que se toman, se puede usar en situaciones como campañas políticas, violaciones de derechos humanos o como prueba en la escena de un crimen, sugieren. Para la verificación de autenticidad se llevan a cabo nada menos que siete pasos, en el caso de Serelay.

Pero, aunque la capacidad de estas tecnologías es realmente interesante, por el momento se está utilizando únicamente en escenarios muy concretos. Y los posibles acuerdos con compañías como Apple, Google, Facebook… serán los que determinen que realmente se utilicen para dar seguridad a los contenidos que vemos, o queden únicamente para nichos muy específicos.

Escrito por Carlos González

Fuente > technologyreview