Los tóneres “compatibles clonados” baratos pueden costarte el doble que uno original

Con nuestras impresoras, y sobre todo con las que hay en las oficinas, siempre hay una batalla que está sobre la mesa: comprar cartuchos originales o de “marca blanca”. Muchos no son conscientes de lo que están comprando y, sobre todo, de los problemas que pueden tener a medio y largo plazo con sus dispositivos.

No se puede evitar que aparezcan cientos de marcas que fabrican cartuchos compatibles. Estas alternativas  apelan siempre a un coste más reducido – aunque a corto plazo porque a la larga el coste puede ser importante – pero a cambio  esconden impresiones de baja calidad y un elevado índice de fallo, además de que rara vez cumplen con los estándares medioambientales para su reciclaje y pueden suponer un elevado coste a la hora de reparar y mantener en perfecto estado una impresora. Se calcula que uno de estos tóneres tan “baratos” puede llegar a costar el doble que uno original, si se prorratean todos los gastos que pueden generar.

Hay que señalar que es fácil distinguir un cartucho de tóner “compatible clonado” de uno original… simplemente al ver que aunque imiten el diseño de marcas como HP, se ofertan siempre como “compatibles”. Los cartuchos que vienen por parte del fabricante, siguiendo con el ejemplo, siempre se identifican como Originales HP.

¿Qué compramos al adquirir un cartucho clonado o compatible? La mayoría de las veces, problemas

Para empezar, la realidad es que no se puede saber qué se está comprando. Suelen proceder de China y el mismo proveedor los manufactura para otras tantas marcas. El precio está en consonancia con la reducción de costes que redundan en menos calidad o seguridad. Si queremos realmente saber qué estamos comprando, se puede, por ejemplo, consultar las fichas técnicas de seguridad de materiales (MSDS) y ver las diferencias.

Los cartuchos compatibles clonados suelen ser menos eficientes. O lo que es lo mismo, se imprimen menos páginas por cada uno. Si echamos cuentas, esto ya empieza a salirnos más “caro”. De media, un cartucho Original de HP, por ejemplo, da para imprimir un 46% más de páginas útiles que los cartuchos compatibles clonados. Se calcula que un 63% de las páginas imprimidas con cartuchos compatibles clonados tienen algún fallo de impresión frente al ratio del 5% que se obtiene con cartuchos originales. Una forma de darnos cuenta de lo que puede llegar a pasar con un cartucho compatible clonado es pedir las pruebas de rendimiento ISO.

En este sentido, no sólo se imprimen menos copias con cada cartucho compatible clonado, sino que es probable que necesitemos la visita del servicio técnico más a menudo. Detrás del diseño de cada cartucho hay cientos de horas de prueba y un largo camino de diseño por parte de ingenieros para lograr una optimización total con los dispositivos donde van a trabajar. Esa es una parte imposible de clonar y, por tanto, no son raros los problemas que generan en el interior de los dispositivos que pueden derivar en importantes averías. Se estima que una impresora que utilice habitualmente un tóner compatible clonado tiene tres veces más de posibilidades de visitar el servicio técnico que una con cartuchos originales.

Finalmente, los tóneres de “marca blanca” son un problema para el medio ambiente y la salud

Los cartuchos compatibles clonados acaban, en la mayoría de las ocasiones, en vertederos no controlados, dado que sus fabricantes no tienen procesos de reciclaje de unos componentes con un poder contaminante muy importante.

Además, los cartuchos compatibles clonados emiten hasta un 53% más con respecto a los límites admitidos de estireno y un 60% más con respecto a los límites admitidos de partículas y hasta un 130% más con respecto a los límites admitidos de VOCs (compuestos orgánicos volátiles), contribuyendo así a una reducción de la calidad del aire del ambiente donde se utilizan.

tóners

Ecoetiquetas como BlueAngel, EPEAT son exclusivas de cartuchos originales como los de HP y no se pueden encontrar (y si lo hacen son falsas) en tóneres compatibles clonados.