¡Mucho cuidado! Descubren que el 83% de los routers que tenemos en casa no son seguros

El router de nuestra casa es el punto de entrada de Internet al hogar y con ello, un punto de especial interés por parte de ciberdelincuentes y otro tipo de personas que no persiguen nada bueno precisamente. En los últimos meses hemos conocido diversos problemas y fallos de seguridad, pero ahora tenemos una cifra exacta. Según un reciente estudio publicado por The American Consumer Institute, el 83% de los routers que tenemos en casa no son seguros.

Ayer mismo se publicó un interesante estudio que muestra como 5 de cada 6 routers domésticos no están adecuadamente actualizados y protegidos contra los problemas de seguridad existentes. Esto hace que sean vulnerables a ataques y pongan en riesgo los datos de los usuarios que los utilizan. El estudio ha detectado que la mayoría de las fabricantes de routers WiFi del mercado se niegan a actualizar el firmware para cerrar agujeros de seguridad ya conocidos.

5 de cada 6 routers domésticos no son seguros

Los resultados del estudio no dejan lugar a dudas. El 83% de los modelos analizados, un total de 186 routers diferentes, cuentan con vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por ciberdelincuentes para entrar en las redes domésticas. Hasta 32.003 vulnerabilidades diferentes fueron detectadas entre todos los modelos afectados.

router fibra ethernet

Esto hace que cada router tenga la friolera de 172 vulnerabilidades en su firmware. Además, el 28% de esas vulnerabilidades detectadas han sido catalogadas como muy graves o críticas por las diferentes empresas de seguridad. Cada router tiene hasta 12 vulnerabilidades críticas sin resolver.

El estudio pone también el foco en los dispositivos del Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) que suelen ser los más vulnerables de todos y responsables de los últimos grandes ataques a escala mundial. En este caso, suplican a los fabricantes que actualicen sus dispositivos para cerrar los graves fallos de seguridad que contienen.

Esta falta de seguridad en muchos dispositivos domésticos (algunos incluso con contraseñas por defecto como 1234) han hecho que los ataques contra el Internet de las cosas se hayan disparado un 600% en 2017. Además, se estima que el coste para la economía mundial de este tipo de ataques será de 6.000 billones de dólares en 2021.

Por ello, se recomienda aplicar siempre las actualizaciones de seguridad existentes y asegurar los dispositivos con contraseñas seguras, cambiando siempre y en todos los casos las contraseñas por defecto que traen de fábrica.