Estados Unidos y otros países exigen una puerta trasera al cifrado de WhatsApp

Software

El cifrado es un elemento vital en el Internet de hoy en día. Gracias a él, podemos introducir nuestras credenciales en una web HTTPS y estar seguros de que nadie va a poder interceptarlas por el camino. Lo mismo ocurre con los mensajes de apps como WhatsApp, pudiendo estar seguros de que sólo los va a leer el receptor. Sin embargo, hay a quien no gusta esto.

La Alianza de los Cinco Ojos quiere tener acceso a placer a redes sociales y apps de mensajería como WhatsApp

Por ejemplo, a la NSA que tanto el gusta espiar transmisiones, le gustaría que éstas no fueran cifradas para poder escucharlas a placer, como hacen por ejemplo con las llamadas telefónicas. Ahora, la Alianza de los Cinco Ojos (Five Eyes) quiere acabar con el cifrado presente no sólo en WhatsApp, sino en los emails, redes sociales, y cualquier tipo de comunicación que la utilice.

whatsapp

Esta alianza está formada por cinco países: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia. Estos países afirman que están a favor de la privacidad, y que es un elemento que debe protegerse. Sin embargo, se contradicen al afirmar que para ellos la privacidad no debe ser absoluta, porque entonces la seguridad disminuye. Por eso, plantean establecer un equilibrio.

Estas y otras cuestiones las han expresado en el Statement of Principles on Access to Evidence and Encryption, donde afirman que el cifrado es usado por delincuentes, terroristas, y el crimen organizado, como es el caso del ISIS con Telegram. Así, afirman que por el hecho de que unos pocos miles de personas se comuniquen de manera segura entre sí para cometer crímenes, el resto del mundo no puede tener derecho a la privacidad.

Las puertas traseras presentan dos graves problemas

La Alianza de los Cinco Ojos se remonta a la Segunda Guerra Mundial, donde surgió como una red de espionaje global donde los cinco países miembros de habla inglesa colaboran entre sí. Estos países se reunieron el pasado 28 y 29 de agosto, y elaboraron el informe donde piden acceso a las empresas tecnológicas para acabar con la información cifrada.

Ellos sólo piden tener puertas traseras para poder acceder a este contenido siempre que esté relacionado con un caso de delitos graves o amenazas para la seguridad de un país o a nivel mundial. Sin embargo, esto entraña dos problemas. Primero, que todos sabemos que la NSA lo utilizaría a su antojo para espiar a “posibles enemigos” del país. Segundo, que la existencia de una puerta trasera convierte al software en vulnerable, y al final esa vulnerabilidad acabaría viendo la luz y acabaría en manos de ciberdelincuentes que con toda seguridad la utilizarían con fines maléficos para espiar conversaciones en apps como WhatsApp

En el caso de que no se le conceda una puerta trasera, la alianza afirmó que aplicarán medidas tecnológicas, legales o de cualquier otro tipo para poder tener acceso a las comunicaciones cifrado. Eso sí, lo van a tener muy difícil porque ese cifrado es imposible de romper en la actualidad.

Escrito por Alberto García

Fuente > SCMagazine