Cuidado con poner las llaves de tu coche cerca de la puerta de casa: así pueden abrírtelo

Motor

En los últimos años cada vez más coches están introduciendo sistemas inalámbricos de apertura de puertas, de tal manera que detectan la presencia de la llave que llevamos encima cuando nos acercamos y no tenemos que introducirla; ni para la puerta ni para arrancarlo. Este sistema, sin embargo, es fácilmente hackeable, tal y como han demostrado unos ladrones.

Es posible robar un coche con llaves inalámbricas con relativa facilidad

El pasado 17 de mayo, una cámara de seguridad pilló a unos ladrones en Billericay, Essex, en Reino Unido. Aunque al principio parece que estaban merodeando sin más, uno de ellos llevaba una especie de maletín que estaba moviendo en la zona de la puerta de entrada. Justo después, el coche que había aparcado en la casa se desbloqueó.

Ese maletín en realidad escondía un sistema de amplificación de señal, que una vez encontraba la de las llaves del coche, la amplificaba para hacerle creer que tenía las llaves cerca. Esto permitió a los ladrones abrirlo, arrancarlo, e irse con él. El proceso duró tan sólo 23 segundos, y no deja ninguna huella ni rastro ya que no hace falta llevar a cabo ningún tipo de forcejeo.

Este no es el primer caso de este tipo de robos, y de hecho ya se robó un Mercedes de manera similar a finales del año pasado. Previamente unos atracadores también habían usado el mismo método para robar un BMW X5.

Los ladrones también desactivaron el sistema de seguimiento del GPS

Los coches con este sistema de apertura suelen llevar también un sistema de posicionamiento GPS que permite a la marca y a las autoridades saber dónde se encuentra el coche en caso de robo. Sin embargo, los ladrones también desactivaron el sistema de seguimiento, y el coche del primer vídeo sigue apareciéndole a su dueño, Danny Talbot, como que está aparcado en la entrada de su casa. Por la mañana dice que salió de casa a pasear al perro y ni se dio cuenta de que le habían robado el coche.

Para evitar esto la solución es muy sencilla: aislar al máximo posible la llave de nuestro coche. Además de alejarla de la puerta, es recomendable introducirla en un elemento que la aísle del exterior, como una jaula de Faraday que impida la entrada y salida de ondas electromagnéticas. En Internet podemos comprar una funda que también aísle las llaves simulando este efecto. Otros expertos afirman que con una simple caja metálica debería ser suficiente, mientras que otros incluso llegan a recomendar meterlas en el frigorífico. Esto último no es recomendable, ya que podría dañar la pila que llevan estos mandos en su interior.

Escrito por Alberto García

Fuente > Hackread