Intel quiere tener una flota de 100 coches autónomos antes de fin de año

Escrito por Claudio Valero
Motor

El futuro del sector del automóvil pasa por los coches eléctricos y los coches autónomos. Mientras que los primeros ya han llegado al mercado y poco a poco irán dejando la cuneta a los de combustión, los segundos tienen algo más de recorrido por delante para convertirse en algo cotidiano. No obstante, son muchas las firmas y fabricantes involucrados. Acabamos de conocer que Intel quiere tener una flota de 100 coches autónomos antes de fin de año.

Intel se está moviendo mucho para ser un actor relevante en el mercado de los coches autónomos después de cerrar con éxito la compra de Mobileye por 13.000 millones. La adquisición del 84% de las acciones en circulación de la compañía israelí le servirán para contar con una tecnología clave en la creación de una flota de vehículos autónomos.

100 coches autónomos de Intel antes de fin de año

Cuando hemos atravesado el ecuador de 2017, conocemos que Intel planea tener una flota de 100 vehículos autónomos para finales de año. Además, quiere que antes de que arranque 2018, estas unidades puedan estar ya en las carreteras realizando pruebas de conducción en entorno reales.

Intel

La flota de pruebas será la encargada de mostrar el potencial de Intel y Mobileye y su sistema de conducción totalmente autónoma, buscando poder ofrecer una amplia gama de soluciones al resto de actores del mercado. La flota estará compuesta por vehículos de marcas diferentes y de gamas diferentes, para demostrar que pueden aplicar su tecnología a todos los segmentos.

Intel, además de buscar socios y acuerdos con fabricantes de coches y proveedores de tecnología, también buscaría trabajar con las autoridades para afinar el marco regulatorio que regirá sobre los coches autónomos. Además, las pruebas reales de conducción autónoma serán claves para recopilar más datos y mejorar el sistema.

Las pruebas de conducción se realizarán en Estados Unidos, Europa e Israel. Como sabemos, ya hay varias compañías realizando pruebas en las carreteras. Google, Waymo o GM son algunos de los actores que quieren ser principales en el futuro de los coches autónomos, de la misma forma que lo busca Intel.

Lo cierto es que todavía queda mucho trabajo por delante con la tecnología que debe guiar a los coches autónomos por las carreteras. Tal y como nos comentan los compañeros de SmartLife, una simple pegatina en una señal puede alterar la visión y comprensión de estos vehículos. En esta y otras cosas deberán trabajar Intel y el resto de actores del sector.

Fuente > techcrunch