YouTube va a por Netflix con 40 producciones propias

Televisión

Netflix ha conseguido posicionarse a nivel mundial como una de las opciones más potentes en el vídeo en streaming, frente a soluciones como la de Amazon, por ejemplo, o las de operadores de telecomunicaciones con televisión premium. Y donde Netflix ha encontrado su músculo es en las producciones propias, contenidos originales que sólo se pueden ver en su plataforma y sirven como reclamos. Pero YouTube va a contratacar con 40 producciones propias, además de contar con los youtubers.

El modelo que siguen Netflix y YouTube es completamente diferente. La primera apuesta por un modelo de pago por suscripción, ofreciendo contenidos originales como máximo atractivo, y la segunda es una plataforma de acceso libre, gratis, que se apoya principalmente en el contenido de creadores. YouTube no se ha centrado hasta ahora en las series y películas, que Google ha mantenido de forma paralela en su tienda Google Play Store, pero sí que apostará por las producciones propias con la intención de contrarrestar el avance de Netflix.

youtube-+18

Producciones propias y youtubers ¿suficiente para enfrentarse a Netflix?

De momento, Netflix y YouTube son servicios complementarios para los usuarios, y más aún cuando YouTube RED no está disponible en todos los países en que opera la plataforma de vídeo en streaming. Pero Google se ha propuesto quitarle una parte del pastel a Netflix apostando por las producciones propias con nuevos programas. Ahora bien, quizá el punto clave estaría en la duda que todavía no ha resuelto YouTube, y es si mantendrá la política de acceso gratuito cuando este tipo de contenidos se empiecen a ofrecer a los usuarios.

El modelo actual de Google permite ver YouTube gratis, pero con publicidad, o bien pagar por YouTube RED y evitar los anuncios display, y los vídeos anteriores y durante el propio vídeo. Lo que sí es evidente es que ofrecer contenidos propios no sólo es un reclamo para los usuarios y espectadores, y una forma de generar más reproducciones, sino también una forma de mejorar la relación con anunciantes. En las últimas semanas, Google ha tenido problemas con anunciantes, en YouTube, por mostrar publicidad en vídeos ‘de imagen negativa’, y este movimiento podrían ser los cimientos de un nuevo salto por parte de la compañía de vídeo en streaming.

Escrito por Carlos González

Fuente > CNET