El futuro WiFi podría pasar por los infrarrojos para máxima velocidad

La explosión de dispositivos conectados hace necesario contar con conexiones cada vez más potentes y capaces. Actualmente, estos dispositivos utilizan las redes WiFi (en su mayoría) o las redes móviles (en los modelos compatibles). Sin embargo, en muchos casos, encontramos problemas de rendimiento en puntos de acceso como muchos dispositivos, por ejemplo. Por suerte, parece que alguien ha pensado en ello y que propone solucionarlo con el uso de los infrarrojos para conseguir el WiFi del futuro.

Concretamente, hablamos de la propuesta realizada por Joanne Oh, una estudiante de la Universidad de Tecnología de Eindhoven en Holanda. Básicamente, su idea propone utilizar la tecnología de infrarrojos para transmitir datos de forma inalámbrica. En teoría, la tecnología de luz inalámbrica puede conseguir unas velocidades de transmisión de datos del orden de 40 Gbps con un solo haz, muy por encima del rendimiento de una red WiFi actual.

Rayos infrarrojos para el WiFi del futuro

Cada uno los haces de luz infrarroja consigue esa espectacular velocidad y una de las antenas utilizadas en esta propuesta podría enviar varios de estos haces, cada uno con destino a un smartphone o tableta. De esta forma, ningún dispositivo vería ralentizado su rendimiento por culpa de la saturación al tener “un haz infrarrojo para él solo”.

laser

Sin embargo, no se trata de una solución perfecta y tiene algunos inconvenientes que deben ser tenidos en cuenta. Por ejemplo, la luz infrarroja no puede atravesar paredes u objetos, como sí consigue la tecnología WiFi tradicional. Eso haría que los hogares que apostaran por este sistema, tendrían que tener un emisor de luz en cada una de las habitaciones para evitar quedarnos sin señal.

Por el momento, sólo se han probado las descargas mediante el sistema de luz infrarroja, mientras que las subidas siguen gestionándose mediante la tecnología WiFi “estándar”. Como no podía ser de otra forma, este sistema infrarrojo nos recuerda a la tecnología LiFi que busca convertirse en el aliado perfecto del WiFi en los próximos años.

Este tipo de soluciones parece ser perfecto para los hogares o pequeñas empresas donde los espacios no son demasiado grandes y se puede conseguir una ganancia de rendimiento con respecto al WiFi. Por el momento, se trata únicamente de la idea de un estudiante y desconocemos si hay alguien interesado en la luz infrarroja como el “WiFi del futuro”.