¿Quieres saber cómo mejorar tu señal WiFi?

¿Quieres saber cómo mejorar tu señal WiFi?

Carlos González

Tengas una conexión ADSL, o de fibra óptica, lo ideal siempre es conectar por cable Ethernet. Es la mejor forma de asegurar que llegue la máxima velocidad a nuestros dispositivos; sin embargo, no siempre es posible o la mejor opción en función de las particularidades de la instalación. Si vamos a usar conexión WiFi, hay varios aspectos que debemos tener en cuenta para que la señal sea la máxima posible y, de esta manera, no solo llegue a cada dispositivo de la casa sino con la mayor intensidad.

Lo habitual es que, cuando se utiliza la conexión WiFi en una casa, sea utilizando únicamente el punto de acceso principal como emisor de señal; es decir, el router. Este es el primer error cuando se trata de una casa de grandes dimensiones o con determinadas ‘complicaciones’ como, por ejemplo, varias alturas. Además, hay que tener en cuenta que determinados muebles y objetos pueden provocar interferencias que perjudiquen la intensidad y la cobertura de la señal inalámbrica. No obstante, vamos a ahondar en cada cuestión para saber exactamente qué podemos hacer si queremos ampliar la señal WiFi en nuestra casa.

Cómo saber el alcance de mi red WiFi

Es fácil darse cuenta de que nuestro router no nos ofrece una cobertura de señal por toda la casa, ya que si estamos conectados únicamente a la WiFi y nos vamos a otra habitación o cambiamos de planta, en caso de que sea una casa en varias alturas, nos damos cuenta de perdemos la conexión. Esto significa que la señal de nuestro router no tiene alcance por toda la casa, pero… ¿cómo podemos saber el alcance exacto?

Lo cierto es que podemos ir con el móvil, por ejemplo, comprobando hasta donde tenemos cobertura WiFi sin perder la señal, pero lo cierto es que puede que tengamos señal, pero ésta sea muy débil y la navegación no pueda realizarse o sea bastante deficiente.

Sin embargo, existen herramientas que nos permite crear un mapa de la cobertura de nuestra WiFi. Una de las aplicación más populares y utilizadas en este sentido es NetSpot. Se trata de una aplicación capaz de crear un mapa de calor para mostrar el alcance y calidad de señal de nuestra red inalámbrica por toda la casa.

NetSpot ampliar la señal WiFi

De esta manera, podremos saber realmente hasta donde tiene alcance nuestra red y cuáles serían las mejores alternativas para ampliar la señal hasta el último rincón de la casa. Además, este tipo de herramientas nos permiten también saber cuál es el mejor sitio para colocar nuestro router. Es decir, podemos ir colocando el router en las distintas ubicaciones posible y crear el mapa de cobertura para ver cuál de ellos es mejor.

El router, qué tener en cuenta

Hay muchos otros elementos que podemos revisar, pero siempre deberíamos partir sobre la base del router WiFi. Aunque lo habitual es que se utilice el router del propio operador, siempre que sea posible, si queremos conseguir la máxima señal inalámbrica, podemos recurrir a routers de terceros. Los mejores routers WiFi cuentan con múltiples antenas, mejor procesador, QoS, emisión de doble banda en 2,4 y 5 GHz, y otras ventajas.

Dónde colocarlo

El WiFi se ve afectado por casi cualquier elemento; son muchas las interferencias que pueden afectar a la señal inalámbrica. Por eso, se recomienda colocar el router en un espacio libre, no detrás de muebles u objetos, y con las antenas orientadas una en vertical y la otra en horizontal para mejorar la emisión de señal. Ya sabemos que la mayoría de las veces, incluso en las fotos de los propios fabricantes, las antenas se ven las dos hacia arriba, algo que es un error y que prácticamente todos hemos cometido alguna vez, precisamente por la cantidad de veces que se ven dichas antenas colocadas de otra manera. La explicación de porque hay que colocar una antena en vertical y otra en horizontal es porque la recepción de radio se hace más potente cuando el dispositivo que es cliente y la propia señal están en el mismo plano, por lo que una de ellas tiene que estar apuntando hacia el lugar donde solemos funcionar con nuestros aparatos tecnológicos. Por eso es tan conveniente que las antenas formen un ángulo de 90 grados, para que, al menos la cobertura, mejore.

canales wifi

Hay que tener especial cuidado con las superficies y los objetos metálicos, otros dispositivos como el microondas, televisores, teléfonos inalámbricos, etcétera. Todo ello puede provocar interferencias; y si es posible, colocar el router en una estancia central de la casa. Además, si podemos tenerlo en una posición cuanto más elevada mejor, puesto que eso hará que llegue con más facilidad a todas las partes de la casa, consiguiendo una mejor cobertura y, por lo tanto, una mejor velocidad. No será una diferencia abismal, pero si lo suficiente como para notar una mayor eficiencia.

También es importante tener en cuenta el entorno inalámbrico en el que se ubica el router y trabaja. Las emisiones de la red WiFi de nuestros vecinos le afectan, evidentemente, y más si están trabajando sobre la misma banda. En este punto entra en juego la configuración del router, y específicamente la relativa a los ajustes inalámbricos. Hay que escoger un canal poco saturado para que no se produzcan interferencias y pérdidas de velocidad por la ‘relación’ de nuestro dispositivo inalámbrico con los que estén situados de forma cercana.

2,4 GHz o 5 GHz

Estamos de acuerdo en que si elegimos la banda 5 GHz la señal será más débil y llegara a menos lugares, pero puede darse el caso de que sea la mejor elección, puesto que es la señal que mejor velocidad presenta de las dos, puesto que es menos sensible a las interferencias. Debemos variar entra ambas posibilidades para conseguir saber cuál es la mejor para nosotros, incluso variando en distintos dispositivos. Es decir, puede que nuestro móvil funciones mejor en la habitación donde dormimos a 5 GHz, pero que en la habitación de nuestro compañero de piso el suyo deba estar en la banda 2,4 GHz porque en ese caso es la que mejor funciona.

Otra de las ventajas que tiene la banda 5 GHZ es que tiene 25 canales no superpuestos por 14 de la banda 2,4 GHz y eso puede marcar la diferencia. Pero el gran problema, como te indicábamos antes de la banda 5 GHz es la distancia a la que es capaz de funcionar, es decir, su rango es menor. Esta banda no es aconsejable si vives en un dúplex y pretendes tener buena señal en el piso de arriba, porque lo normal es que la 2,4 G sí que te llegue, pero la 5G no consigas que esté operativa, no al menos para funcionar con soltura. Otra cosa es que coloques uno o dos repetidores de señal, cuyo caso deberías configurarlos con los 5 GHz.

Obstáculos a evitar

Siempre se recomienda una conexión a través de cable Ethernet con nuestro router para garantizar que nuestra conexión sea lo más estable, fiable y rápida posible. Esto no quiere decir que la conexión inalámbrica a través del WiFi no pueda ser buena, sin embargo, hay muchos agentes externos que pueden interferir y que nuestra experiencia no sea lo buena que quisiéramos.

Y es que la señal WiFi en una casa se puede ver afectada por un montón de obstáculos de todo tipo. Uno de los mayores enemigos es la propia competencia con otras WiFis, otras ondas electromagnéticas que funcionan en la misma frecuencia y que hace que interfieran con nuestra WiFi. En este sentido, podemos incluir las WiFi de nuestros vecinos o incluso las ondas que emiten algunos electrodomésticos como los microondas o los teléfonos inalámbricos antiguos.

Determinados dispositivos que podemos encontrar hoy en día en muchos de los hogares y que funcionan por Bluetooth o están en continua conexión para la transmisión de datos pueden afectar también a nuestra WiFi. Incluso es posible que ciertos materiales que podemos encontrar en una cocina o muros de gran grosor pueden ser también un importante problema para que la señal y cobertura de nuestro router se vea afectada.

En cuanto a la colocación del router, se recomienda por lo tanto evitar la cercanía con estos elementos, además es importante también evitar colocar el router cerda de una ventana para evitar que se pierda parte de la señal y que interfiera aún más con las señales de otros vecinos, así como colocar el router en una zona alta. Colocar el router en una zona baja o cerca del suelo hace que nos encontremos con muchos más obstáculos.

También es recomendable colocarlo en una zona donde la distancia a cualquier rincón de la casa sea similar, y no colocarlo en uno de los extremos puesto que seguramente no nos llegará la señal al punto contrario. Si aun así tenemos problemas de señal, no nos quedará más remedio que echar mano de algunos de los aparatos o dispositivos que os mencionamos a continuación.

Otros consejos

Para poder mejorar o ampliar la señal de tu WiFi son importantes todos los aspectos antes mencionados, pero también debes tener actualizados los dispositivos desde los que te conectas a internet y el router para una mayor seguridad y mejor funcionamiento.

Al igual que sucede con otros sistemas operativos o aplicaciones, el software del router, denominado firmware, también debe ser actualizado para aplicar las correcciones de errores y mejoras que se implementan. Por ello, actualizarlo te permite mejorar la seguridad de tu conexión a internet e implementar mejoras que pueden ayudar a obtener una mejor velocidad.

Algunos routers lo actualizan automáticamente, mientras que otros tendrás que hacerlo manualmente en su panel de control. Te aparecerá la opción Software Update, Firmware Update o algo similar. Solo tienes que descargar la última versión en la web oficial de la marca del router e instalarlo.

También puedes cambiarlo por uno que permita incrementar la potencia más allá del límite establecido por el fabricante siempre que sepas lo que haces y sea un software de confianza.

Dispositivos para mejorar la red WiFi

El router, aunque se puede optimizar con una buena configuración y una colocación correcta, tiene limitaciones. Cuando llegan esas limitaciones es cuando tenemos que pensar en el equipamiento de red adicional para ampliar la señal WiFi en nuestra casa. Y son varias las opciones que tenemos disponibles y que, de una u otra manera, están diseñados para que la cobertura de red inalámbrica alcance allí donde el router no es capaz de hacerlo.

repetidor wifi

Repetidores WiFi

Los repetidores WiFi hacen exactamente lo que describe su nombre. Conectan al punto de acceso principal, que es el router, de forma inalámbrica, y se configuran como nuevo punto de acceso. Es decir, que toman la WiFi del router y crean un WiFi nuevo. Por lo tanto, es crítico que la señal que tomen del router sea óptima; y de nuevo, a partir de él se generará una nueva área de cobertura con limitaciones y particularidades muy parecidas.

Buen ejemplo de este tipo de repetidor es el Tp-Link RE450. Este repetidor es de doble banda, tiene 3 antenas exteriores y una velocidad de 450 Mbps en 2,4 GHz y 1.300 Mbps en 5 GHz. Además, tiene un puerto Ethernet Gigabit y es compatible para configurar con Windows, Mac o Linux. En lo referente al WiFi puede conectar con cualquier tipo de dispositivo que lo tenga.

Extensores de red WiFi

Los extensores de red Wi-Fi podrían ser confundidos con los repetidores porque tienen un concepto muy parecido, pero tienen unas prestaciones superiores. Estos potencian la red WiFi recibida amplificando la señal para llevarla a donde no puede la cobertura del router. Tienen al menos 2 antenas visibles en el exterior para impulsar la señal inalámbrica. Algunos incluso tienen funciones de repetidor.

Dentro de los extensores, podemos destacar los portátiles y de sobremesa. Además de recibir y transmitir la señal WiFi, se pueden conectar al router para emitir su señal con mayor potencia. Su precio es algo superior a los repetidores, aunque ello se debe también a sus mejores prestaciones y calidad de señal.

Puente WiFi

El puente WiFi es un sistema todavía más avanzado de los extensores, compuesto de dos dispositivos en que uso es el emisor y el otro funciona como receptor. El emisor se conecta al router por medio de un cable Ethernet emitiendo una potente señal WiFi codificada que solo puede descifrar su conector remoto.

El receptor tiene varias conexiones Ethernet para conectar varios dispositivos por cable. Además, clona la red Wifi de tu router para transmitirla usando las dos bandas de frecuencia para lograr la misma conexión que conectando un dispositivo junto al router. Es una solución sofisticada y segura, ideal para habitaciones más alejadas de tu router WiFi que de otro modo reciben poca señal de internet.

WiFi Mesh

El ‘WiFi en malla’WiFi Mesh es una tecnología más moderna; la conexión entre puntos de acceso es dinámica e inteligente. Así, la configuración se hace automáticamente, con una única red que se crea conectando los puntos de mayor señal. En definitiva, la experiencia de uso es más cómoda y fluida, la navegación es siempre lo más rápida posible, la señal se optimiza de forma automática y la configuración es nula para el usuario.

TP-Link Deco M4

Como ejemplo de un bueno WiFi Mesh tenemos el TP-Link Deco M4, sistema que es capaz de dotar de cobertura a una estancia de hasta 370 metros cuadrados. Tiene 2 puerto Ethernet Gigabit y tres unidades, una como base o tras dos que podremos en el resto de la casa a modo de repetidores. Gracias a la aplicación Deco, controlaremos todo lo referente a nuestra red, incluido quien se conecta, concediendo o no permiso.

PLC

Otra opción para aumentar la cobertura de la red WiFi doméstica es aprovechar la instalación eléctrica. Estos dispositivos utilizan el cableado de electricidad para Internet y, desde el enchufe, crean una red WiFi a la que podemos conectar. Hay que tener en cuenta las limitaciones de la red eléctrica y prestaciones del PLC, evidentemente, para poder navegar a la velocidad máxima posible. Revisa cómo instalar correctamente un PLC.

Los Tenda P200 son un kit PLC para provechar la red eléctrica para generar señal WiFi. Puede conseguir velocidades de hasta 200 Mbps con una cantidad de conducción de hasta 300 metros. Cada uno de los componentes de este kit tiene su propio puerto Ethernet Gigabit.

Software y aplicaciones

El router y el equipamiento de red adicional son el ‘hardware’ del que depende el correcto funcionamiento de la red WiFi en casa; pero este hardware requiere de una correcta configuración y, para ello, es fundamental utilizar software y aplicaciones para mejorar la red WiFi que nos ayuden con la tarea. Porque si no, por ejemplo, para elegir el canal de emisión de señal de la WiFi tendríamos que estar probando de forma manual. Y, sin embargo, con algunas aplicaciones para dispositivos móviles Android y iOS, así como para ordenador, podemos ver de forma rápida cuáles son los canales menos saturados y, por lo tanto, cuáles nos conviene más utilizar para nuestra red local.

Si crees que los canales de WiFi 1, 6 y 11 son los mejores, estás en lo cierto, pero esto es teórico. Siempre depende de las particularidades del entorno. Y para analizarlo, podemos descargar las siguientes aplicaciones:

Para cambiar el canal del WiFi tendremos que acceder al router desde 192.168.1.1 en cualquier navegador web de un dispositivo conectado a la red, introducir los datos de acceso del router y, una vez hecho esto, podremos acceder a Wireless o Wi-Fi. En este apartado es donde están disponibles los ajustes propios de la red inalámbrica, y es donde entre otras cosas podremos seleccionar el canal de emisión del router.

Trucos ‘caseros’

Sin llegar a recurrir a equipamiento adicional, podemos aprovechar elementos disponibles en casa para que la señal WiFi sea mejor. Podemos utilizar un router viejo, si contamos con alguno, y desactivando DHCP y configurando la IP LAN, lo podemos conectar al antiguo para que trabaje como equipo de apoyo mejorando la cobertura inalámbrica dentro de casa. También podemos optar por convertir nuestro ordenador en un punto WiFi, haciéndolo trabajar como repetidor para que, en la estancia en que esté instalado, se mejore el acceso a la red inalámbrica con un punto de acceso adicional.

Otro ‘truco’ casero pasa por modificar la antena WiFi del router. Detrás de las mismas se puede colocar aluminio de una lata de refresco. Evidentemente, antes de hacer esto sería más recomendable recurrir a una antena WiFi potente, más que la propia del router, para aumentar la intensidad de la señal. Por otro lado, si lo que queremos es tener acceso a la red inalámbrica fuera de la casa, por ejemplo, en el jardín o en la terraza, deberíamos revisar productos específicamente diseñados para ello: repetidores WiFi para el jardín.

2 Comentarios