Disco duro lleno, ordenador lento: ¿realidad o mito?

Escrito por Alberto García
Hardware

He oído en algunas ocasiones que tener el disco duro lleno hace que el ordenador vaya más lento. Esa es la impresión subjetiva que puede dar cuando cogemos un ordenador que tarda 5 minutos en iniciar, y al entrar vemos un escritorio lleno de iconos y demás carpetas. Nada más lejos de la realidad, un disco duro lleno no tiene nada que ver (al menos de manera directa) con la velocidad del ordenador, y vamos a explicar por qué.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la velocidad de un disco duro. Estos dispositivos no son de lo más rápido que hay en el mercado, siendo los SSD entre 3 y 10 veces más rápidos. Si tenemos el sistema operativo instalado en el disco duro, los tiempos de carga serán mayores ya que tanto la velocidad de lectura como de escritura es menor si la comparamos con un SSD.

La relación entre RAM y disco duro es más importante de lo que crees

Tener un sistema operativo instalado en el disco duro en un ordenador con poca RAM no va a ser una experiencia agradable hoy en día. Si Windows se queda sin memoria RAM libre disponible para almacenar programas, pasa a usar el archivo de paginación, llamado pagefile.sys y localizable en la raíz de la unidad de almacenamiento (si tienes activado el ver los archivos ocultos), pudiendo tener tantos como unidades de almacenamiento tengamos.

disco duro 18 TB

Al llenarse la RAM, el sistema operativo pasa a utilizar el espacio habilitado en este archivo de paginación como si fuera RAM, por lo que la velocidad de carga de los programas será mucho más lenta. Un módulo de RAM tiene una velocidad de transferencia de 18.000 MB/s, por unos 50 que puede tener un disco duro. Es 360 veces más.

page-file-uso

Este caso es ya casi catastrófico cuando tenemos lleno el disco duro, y el propio archivo de paginación se satura también. Ahí ya sí que el sistema operativo no tiene escapatoria, a no ser que tengamos otras unidades en el ordenador para usar archivo de paginación. Tener este archivo en un SSD ayuda a que, aunque nos quedemos sin memoria RAM disponible, la velocidad del sistema operativo no se verá tan truncada. Si tenemos suficiente RAM y nunca la utilizamos al completo, podemos eliminar el archivo de paginación para ganar unos cuantos GB siguiendo la siguiente guía.

Fragmentación del disco duro

Otro factor que afecta a la velocidad de escritura y lectura de un disco duro es lo fragmentado que esté. Por suerte, en las últimas versiones de Windows esto no es un problema, ya que el sistema operativo desfragmenta automáticamente los discos duros semanalmente, no siendo esto necesario en los SSD. Si un disco duro está muy fragmentado, el acceso a los distintos bloques de cada archivo será más lento.

desfragmentar disco duro

Esta lentitud sólo ocurre cuando se está accediendo al archivo, pudiendo ocurrir esto aunque el disco duro este o no lleno.  Es recomendable que si nos estamos quedando sin espacio (en torno a menos del 25% en la unidad), intentemos reorganizar o borrar cosas para ganar espacio, pero no con el fin de mejorar el rendimiento.

Programas en segundo plano

Hay programas como los antivirus que pueden estar analizando una unidad en segundo plano y saturando todo el ancho de banda del disco duro. Es importante ver en el Administrador de tareas si hay algún programa saturando tanto el disco duro como la RAM, lo cual puede hacer que el ordenador vaya lento.

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
  • jcucha

    Un viejo problema de los Windows son los archivos temporales. Dichos archvos, si no son eliminados adecuadamente por el programa que los genera, a la salida del mismo, están continuamente acumulándose en la carpeta “Temp” del perfil del usuario, y en la que hay en la carpeta “Windows”. Eso puede solucionarse eleminándolos a mano, o empleando programas de optimización como CCleaner o Auslogics. Aunque y prefiero la elimininación manual. Solo se eliminarán aquellos que estén en uso, así que no habrá problemas de ninguna índole. Si que recomiendo, es que se elimine las copias de recuperación de Windows, si estamos completamente seguros de que nuestro equipo funciona sin problemas. Aparte de eliminar el archivo de paginación, podemos desactivar la hibernación/suspensión de Windows, si nuestro equipo es de sobremesa. Con todo ellos, ahorraríamos bastante espacio, y agilizaríamos las carga del sistema oprtivo. Como última recomendación, defragmentar nuestros discos duros. En las unidades SSD, no es necesario, dada su naturaleza.

    • ThonmaX

      Querrás decir “aquellos que NO estén en uso”, me imagino…

      De todas formas, muy buenos consejos básicos.

  • nova6k0

    Realmente el propio uso del disco duro hace que cada vez vaya más lento. Un disco duro electro-mecánico está compuesto, como mucha gente sabe por uno o varios discos (platos) de aluminio revestidos con material magnético, pero este material a medida que se lee y escribe miles de veces tiende a desgastarse. Y esto hace que el acceso a esos sectores sea cada vez más lento hasta que se hace imposible y pasen a ser “sectores defectuosos” por esos muchos programas consideran como sector defectuoso a un tiempo superior a 500 ms. Es decir si se tarda en acceder más de 500 ms (medio segundo, vamos), se considera ese sector como defectuoso.

    Estos sectores lentos, antes de convertirse en defectuosos producen que caiga el rendimiento del disco considerablemente. Obviamente en el momento que un sector se vuelve defectuoso, el disco tendrá muchos problemas y como además es probable que en poco tiempo muchos de esos sectores lentos pasen a ser defectuosos, aun es más grave.

    Salu2

  • ccartola

    Los HDD’s están vistos para sentencia. Son como los vinilos de antaño, muy guays para los nostálgicos del tema pero nada que ver con los SSD actuales.

    Lo que deberían es dejar de fabricarlos por su tecnología obsoleta y fomentar más la tecnología tanto actual como la que se impondrá a medio-largo plazo.

    Veo demasiado interés por precio en unos platos de aluminio que apunta nova6k0 que se desgastan con la cantidad de datos que manejamos.