El VDSL de Vodafone colapsado en Alemania

El VDSL de Vodafone colapsado en Alemania

Carlos González

La banda ancha de Vodafone está experimentando problemas en Alemania. Las conexiones tipo VDSL, según han informado medios alemanes y los propios usuarios afectados, están colapsadas. El problema que afecta a los usuarios es notable en la velocidad de descarga, que se ha visto mermada respecto a la capacidad máxima contratada con el operador, y con un importante aumento de la latencia por un ‘uso intensivo’. Es lo que se conoce como ‘cuello de botella’, en las conexiones de banda ancha fija, y en Alemania el operador ya ha anunciado su plan para solucionar los problemas.

Además de permitir tasas de intercambio más veloces, con una mayor velocidad de subida y descarga, las conexiones de fibra óptica son capaces de gestionar un mayor volumen de tráfico de intercambio de datos de forma simultánea. Es otro de los motivos por los que en países como España, la apuesta por la fibra óptica es máxima, y de hecho estamos a la cabeza en su desarrollo –y cobertura- respecto al resto de países europeos: entre ellos, evidentemente, también está Alemania. Allí, en ciudades como Berlín, durante esta semana se ha informado sobre graves problemas para lidiar con los picos de intercambio de datos en horas punta, con colapsos puntuales como consecuencia, que los usuarios sufren en forma de pérdidas de velocidad y una mayor latencia en la conexión.

vodafone

El VDSL no es una solución en Alemania, y Vodafone ya mira al HFC siguiendo la línea de despliegue en España

En el año 2013, Vodafone Alemania alcanzó con Deutsche Telekom un acuerdo para el acceso a su red de banda ancha fija, y pocos años después la problemática en torno a la obsoleta red de cobre es un importante problema. El pasado verano, Europa autorizó la renovación de la red para un máximo de 100 Mbps de descarga y 40 Mbps como velocidad de subida manteniendo el cobre y apostando por la vectorización del ADSL. Ahora, como señalábamos, se siguen manteniendo los problemas de conexión para los usuarios a pesar de la evolución de la red de cobre, y el horizonte próximo es migrar a los consumidores al cableHFC, híbrido de fibra coaxial-.

De forma paralela en España los planes de despliegue de fibra óptica de Vodafone van mucho más avanzados, y en relación a los accesos por HFC, tras la adquisición de la cablera ONO la operadora británica mantiene 7,5 millones de conexiones HFC DOCSIS 3.0. Frente a esto, 1,5 millones de conexiones son FTTH, y aún así compiten en igualdad de condiciones con el agregado de ambas frente a la fibra óptica hasta el hogar de Movistar, o de Orange-Jazztel. Por lo tanto, la posibilidad de migrar a conexiones por cable en Alemania parece una propuesta idónea.