Apple Music y Spotify: calidad real y consumo de megas ¿cuál es mejor?

Apple Music y Spotify: calidad real y consumo de megas ¿cuál es mejor?

Carlos González

Apple Music y Spotify son dos de las alternativas más potentes entre las opciones de música en streaming. También hay otros como TIDAL o Google Play Music, y de estos dos el dirigido por Jay-Z no tiene especial ‘tirón’ en nuestro país por un precio más alto, a pesar de su excelente calidad de sonido. Centrándonos en la opción de la firma de Cupertino y el más antiguo entre ellos, Spotify ¿cuál es realmente mejor opción? Nos centramos en sus formatos de audio, y ahondamos en su calidad real y el peso del archivo.

La diferencia principal, más allá de su interfaz, el catálogo de música y demás, está en el formato de archivo que utiliza cada plataforma. Apple Music opta por el formato AAC en 256 kbps como opción más alta, mientras que Spotify tiene su opción de máxima calidad en el formato OGG a 320 kbps. Es decir, que a priori deberíamos pensar que la calidad de audio será mayor en Spotify por su bitrate, pero no es el único factor en el que fijarse por la diferencia del códec. Y del mismo modo, a priori también debería ser el que más megas consume, pero ¿son ciertas alguna de estas dos afirmaciones? Veamos.

ACC y OGG, los formatos de audio en Apple Music y Spotify

En la galería anterior se pueden ver los espectros de frecuencias de un archivo AAC a 128 kbps y otro, el de la derecha, de un archivo OGG a 320 kbps. Pero ¿Apple Music no utilizaba un bitrate máximo de 256 kbps? Efectivamente, pero esta imagen con una menor calidad ya es más que suficiente para apreciar la compresión y pérdida de calidad.

En el AAC 128 kbps vemos cómo se pierden menos frecuencias agudas que en un OGG 320 kbps directamente desaparecen, y cómo la presencia de las frecuencias dentro del espectro válido para el oído humano también es mayor. Es decir, se producen menos pérdidas y, por lo tanto, la calidad de sonido es, a priori, mejor. ¿Es esto cierto? En realidad, no. Si revisamos estos espectros y los pasamos por dos descriptores, que miden las variaciones del centro espectral y la dispersión con respecto al archivo original, resulta que un AAC produce desviaciones cercanas a las de un MP3, que con diferencia es el códec que mayores pérdidas produce, aunque también con una mayor compresión. Y el OGG, sin embargo, es el códec más equilibrado, el que mayor calidad de sonido ofrece.

tabla-descriptores

Lo destacable, en tanto que no tenemos muestras de un AAC a 256 kbps, son las muestras más bajas del OGG. Si tomamos un OGG 96 kbps, que a priori debería dar peor calidad que un AAC con bitrate superior, nos encontramos con la sorpresa. Sólo el Spectral Spread nos devuelve peores datos para el OGG 96 kbps, y respecto al AAC 128 kbps, mientras que en el descriptor Spectral Centroid podemos ver que las diferencias con respecto al archivo original sin compresión ni pérdidas son mucho menores. En definitiva, Spotify utiliza un formato mejor por su calidad, pero también por su peso. Es decir, que utiliza una compresión algo superior que permite consumir menos megas, pero además ofrece una calidad de sonido superior que Apple Music.