Los focos halógenos se despiden para dar paso a las bombillas de bajo consumo y LED

La Unión Europea aprobaba su Plan de Eficiencia Energética en 2011 con el firme objetivo de conseguir un abastecimiento de energía sostenible y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, que son unas de las grandes culpables del cambio climático que se está produciendo. Un plan, que va acompañado de otras consecuencias, como es la retirada del mercado de las bombillas incandescentes, algo que ocurrió ya durante el año 2012 y que ahora afecta también a los focos halógenos.

Concretamente, es a partir de mañana cuando este tipo de lámparas va a comenzar a ser retirados del mercado y por lo tanto, dejarán de comercializarse. Eso sí, las tiendas podrán seguir vendiendo los focos halógenos que tengan en stock hasta que se les agoten y no volverán a ser suministrados de ninguna manera.

focos halógenos

Con esta medida, incluida en el plan de diseño ecológico para las lámparas de uso doméstico, además de tratar de conseguir una mayor eficiencia energética en nuestros hogares y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, también se persigue reducir la necesidad de importar este tipo de suministros desde fuera de la Unión Europea.

Según el coordinador de energía y cambio climático de Ecologistas en Acción, Rodrigo Irurzun, la retirada de los focos halógenos se trata de una buena medida, ya que gran parte de la electricidad que consumen se transforma en calor y no en luz. Esto supone que se va conseguir un ahorro económico al mismo tiempo que se va a conseguir que haya una menor emisión de dióxido de carbono y pérdida de electricidad.

De momento, la medida sólo afecta a los focos halógenos y no a las bombillas halógenas, ya que éstas últimas tienen como fecha de caducidad el año 2018, momento en el que también serán retiradas del mercado. Por lo tanto, muy pronto podremos ver como no es posible comprar más focos halógenos para sustituir los que tengamos ahora mismo en nuestras casas y por lo tanto tendremos que echar mano de otras alternativas, ya sean las bombillas halógenas, las de bajo consumo o el LED.

Sin duda, una de las dos últimas va a ser la elección más eficiente, puesto que nos pueden ayudar a conseguir un ahorro de hasta el 80% de electricidad en nuestro hogares, de ahí que sea recomendable comenzar a sustituir todas nuestras lámparas de casa por una de estas dos opciones.

Quizás te interese…

Pros y contras de LiFi, la tecnología basada en la luz 100 veces más rápida que WiFi

¿Qué es más barato, cargar un coche con electricidad o gasolina?

Internet está disparando el consumo de electricidad en todo el mundo