Ten Windows bajo control con este completo administrador de tareas

Escrito por Alberto García
Software

El administrador de tareas de Windows mejoró sustancialmente con la introducción de Windows 8, y esa mejora se ha perpetuado en Windows 10. Pasó de ser un simple controlador de procesos, a permitir manejar con mayor facilidad los procesos en ejecución del sistema en función de la carga de cada uno gracias un mejor orden y distinción por colores en función de la carga. También se mejoró y unificó la función de manejar el Rendimiento de nuestro ordenador mediante una gráfica grande y más detallada que la de Windows 7. Ahora podemos ver cómodamente el uso de la CPU, RAM, discos duros y red de manera unificada en una pestaña.

Aunque estas mejoras están bien, hay usuarios que demandan más funciones. Por ello, vamos a hablar sobre algunas de las alternativas que tenemos al administrador de tareas de Windows, que también nos permiten conocer si hay algún virus ejecutándose.

chrome-tareas

Process Explorer

Este administrador de procesos nos muestra en un árbol qué directorio o archivo tiene abierto un determinado programa, como por ejemplo qué .dll tiene abiertos un programa. Además, podemos configurarlo para que sustituya al administrador de tareas por defecto de Windows. En el caso de que estéis usando Windows 7, puede que os interés, pues también incluye un completo monitor de recursos para conocer el uso de CPU, RAM, Red y GPU.

También nos permite mandar un archivo en ejecución al servicio VirusTotal, para comprobar si está infectado por algún virus.

process manager

En cuanto a su apariencia, tenemos los nombres de los procesos en la columna de la izquierda, y la información de los mismos a la derecha: el uso de CPU, bytes privados, espacio de trabajo, PID (identificador del proceso), Descripción del proceso y Nombre de la empresa.

Los procesos están ordenados por colores para poder diferenciarlos.

  • Nuevos objetos (verde),
  • Procesos eliminados (rojo)
  • Procesos relacionados con programas del usuario (violeta suave)
  • Servicios (rosa)
  • Procesos en suspensión (gris)
  • Procesos .NET (amarillo),
  • Procesos primarios (azules).

Todos estos colores se pueden cambiar en Opciones – Configurar colores.

Este programa nos ofrece una gran cantidad de opciones en cuanto a modificar procesos se refiere. Podemos traer al frente un programa, restaurarlo, minimizarlo, maximizarlo y cerrarlo. También elegir a qué núcleos del procesador puede acceder cada uno, y establecer prioridades. Se pueden cerrar procesos, árboles de procesos completos, reiniciar procesos, o despertarlos en el caso de que estén suspendidos.

Por último, es bastante ligero, ya que sólo ocupa 1.2 MB. Podéis descargarlo aquí.

Tenéis también programas similares por si queréis probarlos, como Process Hacker y Process Lasso.

Quizá te interese…

Trucos para manejar el Administrador de tareas de Windows como un experto

Cómo recuperar el menú de Inicio y la barra de tareas de Windows 7 en Windows 10

Windows 10 permitirá asociar tu licencia a tu cuenta de Microsoft

Fuente > Softpedia